Archivo SEMANA.

Ser embajador de las Naciones Unidas ante el cambio climático, accionista del equipo Venturi de la recién nacida Fórmula E, y estar al frente de una fundación que desde hace 15 años se encarga de salvar especies en peligro de extinción y de proporcionar agua potable a millones de personas. Parece no ser suficiente para Leonardo DiCaprio quien anunció este fin de semana la construcción de un complejo turístico en una isla desierta de Belice, un proyecto que combinará la hostelería y el ecologismo para recuperar la biodiversidad de la zona.
El actor de 40 años que actualmente se encuentra en medio de un año sabático para dedicarse a luchar por el medio ambiente. Aseguróa a The New York Times este fin de semana que "el principal objetivo es hacer algo que cambie el mundo… buscamos crear algo revolucionario en el movimiento ecologista". 
La isla que acogerá la iniciativa será el cayo Blackadore, una pequeña isla deshabitada frente a la costa de Belice que el actor adquirió hace diez años por 1,75 millones de dólares. DiCaprio unió fuerzas con Paul Sciall, un empresario neoyorquino, y planea abrir en la isla el lujoso "resort" en 2018. Allí los alojamientos se construirán en una enorme plataforma sobre el agua, bajo la que se instalarán arrecifes artificiales para facilitar la conservación de las especies marinas. También, se reforestará la zona con vegetación endémica y se fijarán fuertes políticas para ayudar a la conservación de varias especies animales, al tiempo que un equipo de expertos vigilará el impacto ambiental del complejo hotelero.
"Mi meta siempre fue el hecho de que quería crear algo no solo ecológico, sino restaurador. Una muestra de lo que es posible", añadió DiCaprio.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.