“Creemos que premiar a Leonor es premiar a todas esas personas que trabajan por que el campo y la ciudad se abracen a través de la gastronomía, demostrando las posibilidades que surgen cuando los chefs reconocen que la biodiversidad, la ecología, la cultura, la tradición y la herencia de comunidades locales importan”. Con estas palabras, Joan Roca, el Presidente del Jurado del Basque Culinary World Prize, explicó la elección de la chef colombiana Leonor Espinosa como la ganadora de la edición 2017 de este importante galardón.

Le recomendamos: Cinco platos típicos que el cambio climático podría arruinar

Espinosa recibió el premio gracias a su trabajo con Funleo, una fundación creada en 2008 para identificar, reivindicar y potenciar las tradiciones gastronómicas de las comunidades colombianas, a partir de su patrimonio biológico, cultural e inmaterial, propendiendo por el bienestar, la salud y la nutrición. Con esta idea ha inaugurado un Centro Internacional de Gastronomía en el Chocó, un proyecto de agricultura urbana en Soacha y la ruta gastronómica del Cangrejo Negro en Providencia, entre otras iniciativas.

Lea también: "Consumo de carne fomenta la deforestación en América Latina"

“Sin complejos, Leonor asume la cocina popular de su país como motivo de orgullo y la promueve apelando a la innovación como herramienta para diversificar el uso de la biodiversidad y darle valor a lo propio. A través de Funleo, reivindica el hacer y el saber ancestral de poblaciones sobre todo indígenas y afrocolombianas, impulsando procesos de crecimiento rural en marcos de soberanía alimentaria, canales de comercialización con pequeños productores, así como espacios para la educación, nutrición, emprendimiento y turismo en localidades étnicas”, dice el comunicado emitido por la organización del premio.

Le recomendamos: Una vida más digna para los animales de producción

Espinosa compitió con más de 110 chefs de 30 países, los cuales fueron evaluados por un grupo de reconocidos profesionales del gremio. Este reconocimiento incluye una bolsa de 100.000 euros que deberán destinarse a un proyecto social que exprese el poder transformador de la cocina. “A través de este premio queremos compartir testimonios inspiradores sobre como la gastronomía puede ayudar a mejorar la sociedad. La ganadora es un ejemple tangible de ello, del sentido de la responsabilidad que ser un chef significa hoy en día. Leonor Espinosa regala una historia inspiradora a la industria y nosotros estamos extremadamente emocionados de poder compartirla”, indicó Joxe Mari Aizega, Director General de Basque Culinary Center.

Lea también: Montes de María: ayer despojo, hoy reconciliación 

“El premio significa una ilusión para aquellas comunidades que durante años han luchado por ser reconocidas a través de su valor ancestral y aporte a la identidad cultural nacional.  Es una forma de mitigar el silencio  generado por el conflicto armado, la injusticia y la exclusión. Y para el país ratifica, en este proceso de reconciliación, la importancia de apostar por procesos  gastronómicos como herramienta significativa para el desarrollo económico de las poblaciones donde realmente se encuentra el verdadero patrimonio generador de bienestar", afirmó Espinosa durante la ceremonia de premiación.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.