| 2013/12/04

Las mujeres y la minería

El 3 de diciembre, en el foro ‘Dinero y Minería’ en Londres por la Fundación Gaia, se leyó el testimonio de las mujeres de Doima, Piedras, sobre su resistencia a la minería y su papel en esta lucha.

Piedras dijo "no" a la minería a mediados de 2013.
Piedras dijo "no" a la minería a mediados de 2013.

Durante 13 horas y media estuvieron en vigilia  las líderes de la Fundación Gaia en la recepción del centro de Diseño y Negocios de Islington, Londres. La razón de esta velada fue enmarcar el foro  de ese mismo día en el que se leyeron  testimonios de mujeres que han luchado por mantener su tierra libre de minería en diferentes lugares del mundo y se repartió una declaratoria por parte de Red Internacional de Mujeres y Minería (RIMM) al público.  

Uno de esos testimonios fue el de las mujeres de Doima, municipio de Piedras, Tolima, que se ha vuelto simbólico en Colombia por ser el primer pueblo que, a través del voto popular, dijo no a la minería. De 5.105 personas que hay en el municipio 99, 2c por ciento votó en contra del proyecto La Colosa, en  fase de exploración, de la megaminera AngloGold Ashanti.

Las mujeres de Doima han estado al frente de la resistencia de la comunidad en oposición al proyecto minero de La Colosa, y el dique de cola que amenaza su vida y territorio. Se han dispuesto a bloquear un puente y sostener un movimiento de resistencia pacífica unificado. Se proclaman para proteger el corazón de la Cordillera Central y los recursos hídricos, como guardianas de la tierra.

Por ser un caso histórico Doima aparece dentro de la declamatoria que proclama lo siguiente: “Nuestro interés es exponer las flagrantes contradicciones entre esta manera de formulismo que proclama la equidad de género, en donde la industria galardona a unas pocas mujeres trabajando en el sector, mientras desplaza amillones de mujeres de sus hogares, de nuestros territorios ancestrales y propiedades, y las empobrece”.

Aparte del testimonio de Doima también  fueron leídos testimonios de las Makhazdi de Venda, Sudáfrica,  quienes son guardianas de un circuito de lugares sagrados cuya salud determina el bienestar de todo un ecosistema y las comunidades y  que se oponen a Coal, una iniciativa gubernamental para extraer carbón de su territorio mediante una serie de proyectos que diezmaría el acceso a agua, el ecosistema entero y sus métodos agrícolas tradicionales. Como bien proclaman: “Sin agua: sin vida!”.

Se oyó también la historia de una maestra comunitaria del colegio sostenible de la Asociación Nacional de Profesionales Ambientalistas (Uganda), Alice Kazimura, que ha estado educando y apoyando a las comunidades para que protejan su territorio para que no sea expropiado en el distrito de Buliisa, rico en petróleo. En 2010 ella fue clave para evitar que el proyecto Tullow Oil le quitara su tierra a la comunidad de Kakindo: “No deberemos descansar hasta que Tullow retroceda y se retire de nuestras tierras. Si esto implica que salgamos a protestar a las calles, deberemos hacerlo!”.

Rowan Phillimor de la Fundación Gaia Londres dijo: “Nos proclamamos en solidaridad con mujeres alrededor del mundo, quienes llenas de coraje se ponen a proyectos mineros destructivos. Está mal que sus esfuerzos por proteger la vida se ignoren, mientras que se reconoce y celebra el papel de mujeres en la industria. Estamos sosteniendo esta vigilia para llorar y soportar las violaciones a nuestro planeta por parte de empresas mineras agresivas de las que hemos sido testigo, y para alzarnos en solidaridad como mujeres por la protección y dignidad de la vida”.

Este evento mostró la importancia de las mujeres en sus comunidades y su rol como generadoras de resistencia y resiliencia. Como ejes silenciosos de lo que su tierra necesita.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.