;
BBC

Imagínate que estás caminando por la ciudad cuando el atardecer deja paso a la noche.

Las luces comienzan a encenderse. Pero, en este caso, no son bombillos eléctricos los que iluminan las calles: son las hojas de los árboles que se se tornan de un color verde fluorescente como si fueran luciérnagas.

Más o menos así es el escenario que tiene en mente un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), que transformó una planta de berro para que pueda brillar en la oscuridad.

Le recomendamos: Las 10 plantas más curiosas de Colombia

Según los investigadores, este experimento abre el camino para utilizar plantas en lugar de otras fuentes de iluminación en el futuro.

"Nuestra visión es crear una planta que pueda funcionar como una lámpara de escritorio, una lámpara que no hace falta enchufar (en ningún lado)", explicó Michael Strano, autor principal del estudio, publicado en la revista Nano Letters.

"En esencia, la planta está alimentada por su propio metabolismo energético", añadió el investigador.

Todo tipo de plantas

Para lograr este efecto, Strano y sus colegas recurrieron a la luciferasa, la misma enzima que hace brillar a las luciérnagas.

La luciferasa actúa sobre una molécula llamada luciferina y la fuerza a emitir luz.

Le puede interesar: Las lámparas que funcionan con la energía de las plantas

En este proceso participa también una molécula denominada coenczima A, que facilita el proceso.

Cada uno de estos componentes es transportado por una nanopartícula, que garantiza que lleguen al sitio adecuado y evitan que se concentren en uno en particular, lo cual podría resultar tóxico para la planta.

Los investigadores lograron que la planta emitiese luz por cerca de tres horas y media.

Y, aunque la luz obtenida fue relativamente tenue, creen que pueden aumentar su intensidad así como el tiempo que se mantiene encendida.

A diferencia de otros experimentos anteriores, que mediante un proceso mucho más complejo lograron hacer brillar a un tipo específico de planta, el método desarrollado por los investigadores del MIT puede aplicarse en cualquier tipo de planta.

¿Cómo se apaga la planta cuando ya no quiere que siga emitiendo luz? Simplemente agregando nanopartículas que transporten una sustancia que inhiba a la luciferasa.

Le sugerimos: En Ghana convierten la basura electrónica en muebles para los hoteles de lujo

Plantas como aparatos eléctricos

El estudio es parte de una nueva área de investigación que intenta darle a las plantas nuevas características incorporando dentro de ellas distintas clases de nanopartículas.

El objetivo final es crear plantas que puedan desempeñar muchas de las funciones que ahora cumplen dispositivos eléctricos.

Con anterioridad, se desarrollaron plantas que pueden detectar explosivos y comunicar información a un teléfono inteligente.