Imagen de una favela en Río de Janeiro, Brasil.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) presentó el informe Panoramas de la Sociedad 2014, en el cual advierte sobre la evolución de los escenarios económicos y sociales que se han generado a partir de la crisis económica del 2007, en sus países miembros, que corresponden a 34.

Algunas de los puntos cruciales que expone la Organización después de años de minucioso estudio al comportamiento del ingreso de los hogares, el desempleo y la brecha de desigualdad entre pobres y ricos en estos países, es que a pesar de una posible y sólida recuperación de la economía la crisis del mercado de trabajo podría perdurar.

Además, la organización hizo un llamado a la preocupante situación a la que está expuesta la población de trabajadores poco calificados y jóvenes en los países miembros, los cuales son los grupos con menores perspectivas de empleo. Esto, según el estudio, podría afectar de por vida el ingreso económico de ambos grupos.

La investigación determinó que entre sus países miembros, 48 millones de personas son desempleadas y que desde el 2007, inicio de la crisis,  esta suma ha aumentado en 15 millones.

Por ejemplo, el estudio explica que en España, uno de los países de la Eurozona más afectados por la crisis “solo un 54 por ciento de los adultos en edad de trabajar tiene empleo” y que de estos desempleados “45 por ciento son de larga duración”.

En cuanto a desigualdad, la Ocde dice que se ha llegado el nivel más alto de disminución de ingresos y que estos están afectando al 10 por ciento de la población más pobre.

Como miembros de esta organización solo figuran dos países de América Latina, México y Chile y son precisamente estos los casos más infortunados.

En México se presentó entre el 2007 y el 2010 un reducción de 6 por ciento de los ingresos por familia, ubicándolo como el país con el menor ingreso familiar, 4500 dólares anuales, con respecto a la media de la Organización, que es 20.400 dólares anuales.

Además este país es uno de los pocos de la Ocde que carece de prestaciones por desempleo y la población se encuentra en un alto nivel de desprotección social a causa de la prevalencia del trabajo informal.

En el caso chileno se observó que un 18 por ciento de la población presenta ingresos inferiores al 50 por ciento de la media, convirtiéndose así en el país con mayores desigualdades de ingresos entre ricos y pobres. Esta información proviene de una cifra del 2010.

Entre los países más pobres de la organización se cuenta a Israel, con 20,9 por ciento de la población, México con 20,4 por ciento, Turquía con 19,3 por ciento, Chile con 18 por ciento y Estados Unidos con 17,4 por ciento.

Con información de la Ocde, Efe y Afp.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.