Cristina Gamboa.

Este consejo cumple, en todas sus sedes, con un mismo objetivo: transformar la industria de la construcción para que arquitectos, inversionista y ciudadanos entiendan que el mundo puede ser mejor, social y ambientalmente, desde cosas rutinarias como los edificios, casa, parques, avenidas y, en general, entorno en el que nos movemos día a día.

En Colombia  el Consejo, CMC, existe desde 2008 y en el mundo desde 2002.  Sus miembros buscan generar conocimiento en cada una de sus regiones para que la arquitectura sostenible sea la norma y no la excepción. En este nuevo rol Gamboa tiene que cumplir con dos funciones: aportar  para lograr el objetivo general del CMC y cumplir con trabajos específicos que la junta le designe.

En el mundo el CMC representa 25.000 entidades y está presente en 27 países. El CMC tiene 187 miembros de todo el mundo que, desde su visión, buscan construir un mundo  coherente, habitable y que subsista a las embestidas naturales y humanas.

¿Quién sabe qué es Construcción Sostenible?

Esta designación consolida a Colombia como ejemplo para la región en cuanto al impulso y liderazgo en todos los temas relacionados con edificaciones sostenibles. Pero, ¿qué es la construcción sostenible?

Casi siempre el término edificación sostenible es confundido con edificaciones ‘verdes’ es decir, con construcciones que tienen jardines verticales, techos  de pasto o muchos jardines. Aunque todas estas son formas de mitigar el cambio climático regulando las temperaturas de los edificios y manteniéndolos frescos, no son construcción Sostenible. Este término va mucho más allá.

Para que un proyecto de construcción o una edificación ya existente puedan ser considerados como sostenibles es necesario que sean iniciativas pensadas en el largo plazo ya que deben ser más eficientes en términos de durabilidad, consumo energético, consumo de materiales, conservación de agua, reutilización y reciclaje de materiales.  Estas obras, por otra parte, suelen nacer de la innovación: su diseño, construcción, operación e incluso su demolición debe ser eficiente económica y socialmente.

Cumplir con todos estos requisitos parece imposible, pero  no lo es tanto. Solo se necesita organización y una visión clara de cómo se quiere construir. Al hablar con Gamboa sobre la costo-eficiencia de esta arquitectura dijo: “estos edificios no tienen por qué ser más caros que cualquier otro. Solo se necesita una planeación minuciosa”.

Construir sostenible es, también, pensar en dónde se va a hacer un edificio. Si el arquitecto no piensa en el entorno en el que está construyendo, sus edificaciones no van a ser socialmente eficientes porque no van a  ser coherentes con la comunidad en donde están.

Los principales retos de la construcción Sostenible

Al preguntarle qué es lo más difícil de promover y trabajar en este sector Gamboa responde que muchas veces se trata de cambiar estereotipos, de desmontar clichés.

Aunque muchos arquitectos creen que su construcción es sostenible, no están dispuestos a mirar realmente qué se necesita para que lo sea.  Aparte de esto hay factores naturales que están jugando en contra de este tipo de proyectos. El más reciente es  la aceleración del Cambio Climático en Colombia y el mundo.

Para Gamboa, “esta alza de la temperatura  revela que, en un futuro, vamos a invertir en sistemas de aire acondicionado y cosas similares. Esto quiere decir que si no invertimos en mitigar estos cambios desde la edificación las ciudades no van a ser sostenibles”.

Para ella todo está en cambiar las prácticas empresariales desde la base. Si los empresarios no entienden qué se necesita para que sus espacios de trabajo sean más agradables y no lo extienden a todos los trabajadores, las situaciones laborales no van a cambiar.

Otro gran reto que enfrenta la construcción sostenible es el tema de vivienda social. En las ciudades hay muchas viviendas que se han ido construyendo en las laderas y límites urbanos. Si el fin de las edificaciones sostenibles es ser más duraderas y socialmente aptas, deberían ser una respuesta a estos problemas.

Ante esto Gamboa dice, “efectivamente es un problema que queremos solucionar. Todo va a lo firmaba antes. Las  ciudades deben encontrar soluciones ambientales y sociales desde su edificación. Deben ser, como decía, sostenibles. Y es que si las ciudades no son sostenibles, el mundo no es sostenible”.


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.