;
BBC

Una imagen galardonada de la competencia Fotógrafo de la Naturaleza del Año (WPY, por sus siglas en inglés) fue descalificada porque presentaba un animal disecado.

La foto, conocida como "El invasor nocturno", muestra a un oso hormiguero acercándose a un montículo de termitas en una reserva natural en Brasil.

Le puede interesar: Los halcones australianos que propagan incendios para conseguir presas

El Museo de Historia Natural de Londres, que administra la competencia declaró que los animales disecados violan sus reglas.

El fotógrafo, Marcio Cabral, niega que haya falsificado la imagen y afirma que hay un testigo que estuvo con él ese día.

Otros fotógrafos y turistas estuvieron en el parque reserva al mismo tiempo y por eso "hubiera sido muy difícil que nadie viera a un animal disecado siendo transportado al lugar y colocado en esa posición", le dijo a la BBC.

Pero Roz Kidman Cox, presidente del jurado del Fotógrafo de la Naturaleza del Año, fue firme con su crítica.

"La descalificación debería recordarle a los participantes que cualquier transgresión de las reglas y el espíritu de la competencia será finalmente descubierto", aseguró.

Centro de visitantesUn espécimen disecado se encuentra en el centro de visitas a la entrada del parque. Foto: NHM.

El invasor nocturno había ganado en la categoría de Animales en su entorno en la premiación WPY 2017. La foto fue tomada en el Parque Nacional Emas, en los estados de Goiás y Mato Grosso do Sul, Brasil.

Las luces verdes son elatéridos o cascarudos que utilizan bioluminiscencia para atraer a las termitas para alimento.

La aparición del oso hormiguero fue descrita en la mención de la imagen como fortuita, una "sorpresa gratificante" que se metió en la foto.

Le recomendamos: Sin guerra, el Guaviare resurge gracias a sus pájaros

Pero el Museo de Historia Natural (MNH, por sus siglas en inglés) indica que terceras personas manifestaron su sospecha que la foto era montada, que el hambriento intruso es en realidad un maniquí que se puede ver en el centro de visitantes a la entrada del parque.

Cuando fueron alertados de esa posibilidad, el museo le pidió a cinco científicos que revisaran la foto ganadora y la compararan con el modelo inerte.

Estos expertos, que incluyen al propio experto en taxidermia del NHM e investigadores de mamíferos y osos hormigueros de Sudamérica, trabajaron independientemente, pero llegaron a la misma conclusión: ambos eran el mismo animal.

Los científicos encontraron que las marcas, la pose, las morfologías, hasta la posición de los mechones de pelo eran demasiado similares.

Realidad natural

El NHM dice que Cabral colaboró completamente con la investigación, suministrando para inspección los archivos RAW de fotos que fueron tomadas antes y después de la escena ganadora. Pero ninguno incluía al oso hormiguero.

"Desafortunadamente, no tengo otra imagen del animal porque era una larga exposición de 30 segundos e ISO 5000", expresó Cabral.

"Después de los flashes, el animal abandonó el lugar, así que no fue posible tomar otra foto con el animal saliendo de un lugar que estaba completamente oscuro".

Las reglas del WPY establecen que "las imágenes inscritas no deben engañar al espectador ni intentar tergiversar la realidad natural".

Así que, "El invasor nocturno" ha sido despojado de su premio y retirado de la exposición de fotos de la competencia en Reino Unido.

Roz Kidman Cox, que ha sido jurado de WPY durante más de 30 años, dijo a la BBC: "Lo encuentro descorazonador y sorprendente que un fotógrafo hubiese esforzado tanto para engañar a la competencia y sus seguidores en todo el mundo".

"La competencia considera muy importante la honestidad y la integridad, y tal violación de las reglas es irrespetuosa para la comunidad de fotógrafos de la naturaleza que es el centro de esta competencia".

Le sugerimos: Descubren los motivos de la sangrienta "Guerra de los 4 años" entre chimpancés africanos

Cabral describe la exclusión de su foto como triste, pero dijo que seguirá disputando la decisión.

El centro de visitantes está cerrado de noche y tiene guardias, así que no hubiera tenido acceso al maniquí, sostiene el fotógrafo. Tiene la intención de regresar al Parque Nacional Emas, este año más tarde, para recoger la evidencia que él cree que lo exonerará.