Apopo es una organización no gubernamental con sede en Bélgica que desde 2006 trabaja la cría y el entrenamiento de ratas en Mozambique para la detección de minas antipersona. Desde entonces ha logrado que más de 13.000 minas enterradas hicieran explosión, recuperando más de 11 millones de metros cuadrados de terreno.

Bart Weetjens, fundador de Apopo, fue quien hace 20 años tuvo la idea de entrenar ratas para que se volvieran rastreadores. En ese momento era estudiante de la Universidad de Amberes, en Bélgica, y tenía por costumbre criar estos roedores como mascotas. Así fue como aprendió que son sociables, inteligentes y que podían ser entrenados para algo útil. (Vea: 10 casos de injusticia contra los animales en fotos)

Weetjens invierte cerca de 6.000 dólares en el entrenamiento de cada rata. Y aunque esta suma es alta, es mucho menor a las que se necesitan para usar perros o seres humanos por las medidas de seguridad. Un ser humano se demora 5 días con un detector de metales para buscar minas en 200 metros cuadrados mientras que los roedores hacen el mismo trabajo en 20 minutos. A esto se suma que pesan un kilogramo, menos del mínimo necesario para ir sobre las minas sin activarlas.

Detectando minas: 




Para cuidar sus ratas Apopo les pone protector solar en las orejas para prevenir el cáncer de piel y si alguna ya es demasiado vieja la jubilan para que viva en un entorno natural. Tim Edwards, director de formación e investigación del comportamiento de los roedores de Apopo, ha dicho que si una rata es muy difícil de entrenar la retiran del programa, pero la dejan en la organización para que conviva con las otras ratas que permanecen en el programa.

Además de cumplir con su labor de desminado estos animales pueden olfatear las muestras de sangre y fluidos humanos para detectar la tuberculosis. Las muestras llegan a Apopo de diversas partes del país. Según cifras de la organización, las ratas han detectado 7.000 casos de tuberculosis que no fueron detectados con pruebas convencionales. Esto ha evitado 24.000 infecciones y ha aumentado la tasa de detección en un 45%. (Vea: Lolita, la ballena que lleva 45 años en el tanque más pequeño del mundo)

Detectando tuberculosis:


Después de estos casos de éxito hay varios médicos interesados en saber si se puede entrenar a las ratas para detectar enfermedades como el cáncer. Como dice Edwards, "hay un gran potencial, es solo cuestión de tiempo y de recursos para investigar".

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.