| 2017/09/11

Gobernando con la cabeza en las nubes

Mientras millones de personas mueren de hambre y otras tantas sufren las consecuencias de fenómenos climáticos extremos, algunos gobernantes parecen “gerenciar” con los pies en un lado y la cabeza en otro.

Gobernando con la cabeza en las nubes

Han pasado 44 años desde el golpe de estado que sufrió el mandatario chileno Salvador Allende a manos de la cúpula militar liderada por Augusto Pinochet. Sin embargo, dentro de las tantas frases que dejó el desaparecido dirigente chileno hay unas cuantas que parecen no tener fecha de caducidad.

Así, mientras vemos a un Trump ensimismado con la idea de fortalecer la industria del carbón en Estados Unidos, al mismo tiempo huracanes sin precedentes afectan al país norteamericano. Eso sí, que estos fenómenos sean más intensos no es culpa del cambio climático.

También está Kim Jong Un, un dictador que parece tener a su régimen a la vanguardia atómica, pero que al mismo tiempo condena a su pueblo a una hambruna si precedentes.

Pero tampoco hay que ir muy lejos. En Medellín se empiezan a conocer las millonarias cifras de inversión para mejorar la imagen de una ciudad que sigue padeciendo por los índices de criminalidad, inseguridad y algunas problemáticas sociales. Mientras que Bogotá, una ciudad que clama a gritos por una solución definitiva en movilidad, parece estar condenada a andar en buses supremamente contaminantes que no se ajustan a la demanda ciudadana por un mejor transporte masivo.

Como quien dice los gobiernos parecen tener la cabeza en la Luna y con los pies lejos de la Tierra.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.