Daniel Reina/SEMANA

En Colombia la problemática del trabajo infantil es latente. Según cifras del Ministerio del Trabajo, hay 1.039.000 niños en esta situación en el país. Lo que muestran los indicadores de Mintrabajo es que las cinco actividades económicas donde más casos de trabajo infantil ilegal hay son:
 
- Comercio con un 38 por ciento del total de los casos. 
- Agricultura con un 34 por ciento.
- La industria manufacturera con un 11.4 por ciento. 
- La industria de servicios con un 6.8 por ciento 
- El sector transporte con un 4.9 por ciento.
 
Asimismo, los cinco departamentos más vulnerables de tener esta problemática son:
 
Antioquia con 55.840 casos de trabajo infantil que incluyen 14.045 de las Peores formas de trabajo infantil (PFTI) que se refieren a aquellas actividades que esclavizan, maltratan, separan de su familia a los niños, los exponen a raves peligros, enfermedades o al abandono, entre otros.
 
  • Cundinamarca con 29.961 casos en total y 1.890 de PFTI.
  • Boyacá con 24.317 casos y 2.353 de PFTI.
  • Tolima con 19.570 casos y 3.964 de PFTI.
  • Bolívar con 14.975 casos y 5.972 de PFTI.

Los menores de edad más afectados por esta práctica son:
 
- Los niños de 15 años para los que se registran 28.225 casos en el país.
- -Los niños de 12 años para los que se registran 25.301 casos. 
- Las niñas de 15 años para las que se registran 23.390 casos. 
- Las niñas de 12 años para las que se registran 20.857 casos.
- Los niños de 16 años para los que se registran 12.071 casos.
 
No todo es malo
 
En Colombia existen sectores y empresas que desde hace varios años trabajan para combatir el trabajo infantil. Un ejemplo es la Red Colombia contra el Trabajo Infantil que nació en diciembre de 2014 y que busca ser un referente regional de alianzas público – privadas en materia de prevención y erradicación del trabajo infantil. Para lograrlo, convocó a 14 empresas que se unieron de manera oficial para firmar un acuerdo cuyo objetivo es erradicar esta práctica. (Vea: Ser niño: el único trabajo)
 
Es una iniciativa liderada por el Ministerio del Trabajo y apoyada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Pacto Global Colombia y aliados estratégicos como el ICBF. Las empresas que firman el pacto se comprometen, además, a remover al interior de sus organizaciones, en sus cadenas de valor y sus áreas de influencia la inclusión de estrategias, programas o proyectos para la prevención y erradicación del trabajo infantil como parte de su política de Responsabilidad Social Empresarial.
 
Las empresas que hacen parte de la Red son: Aviatur, Asocaña, Asocolflores, Cafam, Compensar, Codensa-Emgesa, Ecopetrol, Grupo Argos, Mineros S.A, Pacific Rubiales, Petro Combustion, Sator, Telefónica-Movistar y THX Energy. (Vea: Los niños en la minería, un problema desapercibido)
 
Un ejemplo de cómo trabajan estas empresas para lograr el objetivo de la Red es el de Asocolflores cuyos miembros, desde hace más de diez años, vienen trabajando para erradicar el trabajo infantil por medio de programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que buscan tratar tres de los aspectos más importantes de la problemática: el primero de ellos la generación de ingresos y el cambio cultural en las familias, el segundo evitar la deserción escolar y el tercero la pérdida del derecho a la recreación. Para cumplir con estos objetivos el gremio de floricultores ha implementado tres programas: Cultivemos La paz en Familia, que busca transformar la visión de las familias frente al trabajo infantil, El programa de Inclusión Laboral que invita a los adultos de los grupos familiares inmersos en el trabajo infantil a reemplazar con su salario los ingresos percibidos por los niños, y el de kits escolares que motiva a los niños a mantenerse en el sistema educativo y disminuye la deserción escolar, para finalmente restablecer el derecho de los niños a la recreación implementando las escuelas deportivas rurales.
 
Para Katheryn Mejía, Directora de Responsabilidad Social de Asocolflores, “El sector floricultor es consciente de la importancia del tema y por ello hace parte de este pacto aportando su conocimiento y experiencia, fruto de los esfuerzos y resultados obtenidos con los trabajadores de flores a través de los diferentes programas que han logrado concientizarlos de la gravedad del problema e igualmente les han brindado nuevas herramientas, oportunidades y espacios para que sus hijos se puedan desarrollar como niños, se mantengan en el sistema educativo y de esta manera contribuyan con el desarrollo social y económico no solo de sus familias y comunidades, sino también del país". Añade que el día internacional contra el trabajo infantil "Es la oportunidad que tienen las diferentes organizaciones para unirse a esta red y que de manera conjunta aportemos nuestro conocimiento y experiencia dentro de nuestras organizaciones y sectores”.
 
El trabajo infantil en el Mundo
 
Según el último informe sobre trabajo infantil de la OIT, las personas que trabajaron durante su infancia son más propensas a aceptar trabajos no remunerados o con un sueldo muy bajo de adultos.
 
Los principales hallazgos de este nuevo informe publicado en 2015 y hecho con base en una encuesta realizada en 12 países son:
 
- Es necesario combatir dos problemáticas: el trabajo infantil y la falta de trabajo digno para la gente joven.
 
- Haber trabajado de niño está relacionado con una menor educación y, más adelante, con trabajos que no pueden ser considerados como un trabajo digno que ayude a subsanar las necesidades básicas.
 
- Quienes dejan el colegio a una edad temprana son propensos a o tener un buen trabajo en el futuro y a permanecer por uea del mundo del trabajo formal a lo largo de sus vidas.
 
- Una buena parte de los jóvenes entre 15 y 17 años trabajan en actividades que han sido clasificados como parte de las Peores formas de trabajo infantil.
 
Para detener estas problemáticas el informe recomienda intervenciones tempranas que saquen a los niños de cualquier tipo de trabajo u oficio y que los mantenga dentro del pensum escolar, así como medidas que les permitan tener un transporte de sus casas a las escuelas y proyectos que permiten que los jóvenes pasen de una educación digna a un trabajo digno. Asimismo, sugiere poner especial atención a esos 47.5 millones de jóvenes entre los 15 y 17 años que trabajan en ocupaciones riesgosas, especialmente a las niñas y jóvenes.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.