Buenaventura, Valle del Cauca.
;
DW

La crisis financiera y económica internacional ha tenido consecuencias desastrosas para los niños. De acuerdo con un estudio de la Unicef, presentado hoy en Roma, unos 2,6 millones de niños han caído en la pobreza desde el comienzo de dicha crisis. El informe cifró en 76,5 millones el número de menores que vive en tal situación en los 41 países analizados, miembros de la Unión Europea y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los más afectados

Islandia, Grecia, Letonia, Croacia, Irlanda, España, Italia y Francia están entre los países donde más se incrementó la pobreza infantil, según el informe titulado "Los niños de la recesión. El impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos".

El texto afirma que la "Gran Recesión ha impuesto a los niños el castigo de una crisis económica" y subraya que son los menores "los que más sufren las consecuencias y los que las padecerán por más tiempo". Además de cambios en la dieta, eliminación de actividades extraescolares y las dificultades para adquirir material escolar, los hijos de padres desempleados o con bajos ingresos pueden rendir menos en la escuela, sufrir estrés y padecer humillaciones ante amigos y compañeros de clase.

Islandia, Grecia, Letonia, Croacia e Irlanda son los países en los que la pobreza infantil aumentó en mayor medida, todos con incrementos mayores al 10 por ciento y liderados por el 20,40 por ciento de Islandia. Les siguen Lituania, España, Luxemburgo, Italia, Estonia, México, Francia y Hungría.

Los mejores resultados

En el polo opuesto de los que han bajado la tasa de pobreza infantil se sitúan 18 países, encabezados por Chile, Polonia y Australia, tres estados que "hallaron el modo de sobrellevar las peores consecuencias de la recesión y redujeron sus cifras de pobreza infantil", según el estudio.

Sin embargo, a pesar de que el informe se centra en la variación, en términos relativos fue Grecia el país con mayor tasa de pobreza infantil en 2012, con un 40,5 por ciento, seguido de Letonia (38,2 por ciento), España (36,3 por ciento), Israel (35,6 por ciento) y México (34,3 por ciento).

Los países nórdicos son los que menos pobreza infantil presentan dentro del mundo desarrollado, liderados por Noruega (5,3 por ciento), Finlandia (8,8 por ciento) y Dinamarca (10,2 por ciento).

Impacto en los jóvenes

El informe alerta también de la situación de los jóvenes de entre 15 y 24 años que ni estudian ni trabajan, y advierte de que "la crisis está a punto de atrapar a una generación de jóvenes formados y capaces en un limbo de expectativas insatisfechas y vulnerabilidad que durará años".

La recesión, sostiene, ha golpeado con extrema dureza a ese tipo de jóvenes, cuyo número ha crecido "de forma espectacular" en la mayoría de los países de la Unión Europea, donde en 2013 había 7,5 millones de jóvenes que ni cursaban estudios ni trabajaban, un millón más que cinco años atrás.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.