La región de Hesse (Hessen en alemán) es uno de los 16 estados en los que se divide la República Federal de Alemania, allí se encuentra enclavado uno de los aeropuertos clave para el transporte aéreo en el mundo: el aeropuerto de Fráncfort. Gracias a esta infraestructura y a un manejo integrado de recursos en lo que se combina el desarrollo con el cuidado ambiental, esta región se ha convertido en una de las mayores economías a nivel mundial. Pero esto solo es uno de los logros de este Estado que también ha acogido a más de 20.000 refugiados, es un referente medioambiental en Alemania y es gobernado por una coalición de cristianos y ecologistas.

Semana Sostenible habló con Volker Bouffier, ministro Presidente del Land Hessen, sobre estos logros y de cómo Colombia puede aprender de la experiencia alemana.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Qué tan federativo es el sistema de Gobierno y administración en Alemania? ¿Qué alcance tiene la autonomía de cada “Land” (Estado)?

Volker Bouffier: Yo soy un gran defensor del sistema federal porque que las personas en cada región son quienes mejor saben qué necesita su Estado. Por eso cada Estado tiene su propia constitución, su propio gobierno y un parlamento. Pero es a través del Bundesrat, la cámara alta del parlamento alemán que los Estados participan en la legislación y administración de la federación y en los asuntos de la Unión Europea.

Para muchas áreas, como la educación pública y la policía, los Estados tienen la competencia legislativa. Pero hay otras áreas en las que sólo la federación puede tomar decisiones, como la defensa o la moneda.

SEMANA SOSTENIBLE: Hesse es, por mérito propio, una de las mayores economías del mundo, más grande que la economía colombiana a pesar de tener un territorio mucho más pequeño. Y sin embargo, el 42% del territorio de Hesse está cubierto de bosques. ¿Cómo ha logrado Hesse esa repartición de su territorio?

Volker Bouffier: En Hesse, los bosques se manejan de manera sostenible desde hace 200 años. Como fuente de materias primas, son un importante factor económico en las zonas rurales. Tenemos unos 35.000 empleos en la industria forestal y maderera, que acumula un volumen de ventas de cerca de 1.100 millones de euros por año.

Le puede interesar: Las lecciones de pequeñas ciudades alemanas por la defensa del medioambiente

Tenemos una ley según la cual la tala del bosque, por ejemplo para la construcción de una carretera, la ampliación del aeropuerto o la construcción de vivienda, se debe compensar con la reforestación en otro sitio.  Esa ley la cumplimos sin falta. Además el bosque es muy importante para la calidad de vida. Tiene un papel protagónico para producir agua limpia, mantener suelos saludables, proteger el clima y conservar la biodiversidad de flora y fauna. Por eso lo queremos proteger.

SEMANA SOSTENIBLE: En la región también existen importantes actividades mineras subterráneas  ¿De qué manera se podría incrementar el fomento a la minería sin perjudicar los bosques?

Volker Bouffier: La extracción de sal potásica en Hesse oriental se realiza bajo tierra, no en la superficie. Por eso el impacto inmediato en el bosque no es tan fuerte. No obstante, la minería siempre requiere de energía y de madera para sus construcciones. Con la implementación y la observación del manejo sostenible de los bosques hemos reducido los efectos destructores de la extracción de yacimientos limitándolos a una medida tolerable. Por lo demás, el principio de reforestación también aplica cuando el bosque es talado para fines de minería.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cuáles son las lecciones que en su opinión Hesse podría enseñar a Colombia en materia de protección de los bosques?

Volker Bouffier: Solo si tomamos en serio las necesidades de las personas que viven hoy y procuramos que también las futuras generaciones se puedan beneficiar del bosque, encontraremos un equilibrio entre los intereses económicos y el bien de la naturaleza. Para nosotros, economía y ecología no son principios opuestos. Las soluciones inteligentes implican articular ambas cosas. Resulta muy importante contar con suficientes expertos forestales bien preparados que trabajen por el buen manejo, el cuidado y la conservación de los bosques.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cuáles son los elementos de una política forestal comercial que usted considera importantes y relevantes para el éxito?

Volker Bouffier: Es muy importante proporcionar a los propietarios de los bosques y a las empresas forestales un marco legal confiable para su actividad. Esas leyes deben tomar en cuenta adecuadamente el bien común. Nuestros bosques están a disposición de toda la población para recrearse, practicar deportes y hacer caminatas.

SEMANA SOSTENIBLE: El aeropuerto de Fráncfort da trabajo a más de 70.000 personas y es una de las locomotoras de la economía regional. ¿La decisión de tener un aeropuerto de esas dimensiones a qué obedeció?

Volker Bouffier: La política puede acompañar y apoyar una decisión de ese tipo, pero no la puede imponer. En la época de los dirigibles, Fráncfort tenía fama de aeropuerto mundial y lo sigue siendo hasta el día de hoy. Eso tiene sus razones: la ubicación céntrica en Europa, la fuerza económica de Alemania y el desarrollo del transporte aéreo global. Desde luego, todos los gobiernos estatales de Hesse han sabido de la enorme importancia económica del aeropuerto para el Estado, y por eso en los momentos indicados le han permitido el crecimiento que necesita para seguir jugando en la primera división de los aeropuertos.

Le recomendamos: Alemania, un ejemplo de implantación de la energía eólica

Pero también sabemos que el desarrollo económico del aeropuerto no puede ser la única medida de la política. Queremos que siga siendo competitivo. Pero también queremos reducir en lo posible, y lo más rápido posible,  sus efectos negativos para el ser humano y la naturaleza. Hasta el momento lo hemos logrado muy bien, y en consenso con el sector del transporte aéreo. No existe ningún otro centro de transportes de esas dimensiones con descanso nocturno de seis horas. 

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cómo ha logrado Hesse contar con un Gobierno formado por una coalición de cristianodemócratas y verdes?

Volker Bouffier: A pesar de nuestros distintos puntos de vista, desde el comienzo hemos sostenido nuestros diálogos bajo la premisa de que el otro podría tener razón. Por eso hemos sido capaces de llegar a importantes acuerdos. Esta es la condición para poder actuar políticamente. Trabajamos juntos de manera constructiva en un ambiente de confianza y somos una coalición estable por el bien de Hesse. En el centro de nuestros compromisos está el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas en nuestro Estado. Queremos mantener el bienestar, desarrollar Hesse de manera sostenible y dar seguridad a las personas. Queremos demostrar que economía y ecología no son polos opuestos, sino que son garantes de progreso y justicia cuando son armonizados, como lo hace nuestro Gobierno. Estamos convencidos de poder dar nuevos bríos a la cultura política de nuestro país basada en el respeto mutuo, la aceptación de la diversidad de visiones y la conservación de la propia identidad de cada uno.

SEMANA SOSTENIBLE: Partiendo de las experiencias de Hesse, ¿cómo podría Colombia enfocar mejor sus esfuerzos de fortalecer la ciencia, la innovación y la tecnología?

Volker Bouffier: Nuestro punto de partida es la idea de que la capacidad innovadora es el parámetro decisivo para las macroeconomías modernas. Por eso ya no es suficiente confiar en un buen sistema de educación pública, investigadores ingeniosos y empresarios valientes. Hay que articular todo eso. ¿Cuánto tiempo necesita una buena idea desde un laboratorio de desarrollo hasta que esté disponible como producto en el mercado? De eso depende todo, y para acortar ese camino, en Hesse no solo invertimos masivamente en la investigación, sino también apoyamos a las empresas y centros de investigación cuando entablan programas de cooperación y forman redes. Una de esas redes es la House of Pharma and Healthcare, en la cual la industria, la ciencia y la política unimos fuerzas para impulsar a Hesse como lugar destacado para el sector salud.

SEMANA SOSTENIBLE: ¿Cómo ha afectado el tema de la migración en el marco de la crisis de los refugiados a Hesse?

Volker Bouffier: La situación de los refugiados en Europa nos ha planteado a todos un reto que no conocíamos antes. En 2015, unas 900.000 personas llegaron a Alemania, de los cuales Hesse acogió a unos 75.000. El año pasado fueron unas 20.500 personas. Hemos logrado ofrecer alojamiento a todos los que han venido para buscar refugio y los hemos alimentado adecuadamente.

Ahora el reto se trata de integrar bien en nuestra sociedad a los que se van a quedar, pero también de mandar de regreso a los que no obtienen asilo. Para logarlo, hemos contratado a cientos de profesores de alemán, hemos impulsado proyectos de integración, hemos dado apoyo económico a los municipios, hemos fortalecido las estructuras del compromiso ciudadano voluntario y hemos creado nuevos empleos en la policía y la justicia. También cooperamos con la industria para que esas personas encuentren trabajo.

Al mismo tiempo no sólo hemos mantenido nuestros esfuerzos para el apoyo a las personas que ya llevan mucho tiempo viviendo en Hesse, sino los hemos incrementado palpablemente. Para nosotros el apoyo de todas las personas en Hesse que necesitan ayuda y la integración de los refugiados son dos caras de la misma moneda. Por eso, la conservación de la cohesión social ha sido desde el comienzo un elemento imprescindible de nuestro plan de acción.  

SEMANA SOSTENIBLE: Siendo usted representante de Alemania y de Hesse, ¿de qué manera se ve involucrado en el proceso de paz en Colombia?

Volker Bouffier: Desde hace muchos años, Colombia y Alemania tienen estrechas relaciones políticas, económicas y culturales. También los contactos de nuestro Estado de Hesse han ido creciendo a lo largo de las últimas décadas y hoy son bastante intensos. Tenemos tres programas de hermandad entre colegios y 17 programas de cooperación universitaria. Por ejemplo, Colombia como país es socio estratégico de la universidad de mi ciudad natal, la Universidad Justus Liebig de Giessen (JLU). Desde hace cinco décadas, la JLU tiene una cooperación muy estrecha con la Universidad de los Andes. También, me siento particularmente orgulloso de que sea la JLU la que presida el consorcio de universidades colombianas y alemanas que han creado y desarrollado al Instituto Colombo-Alemán para la Paz (CAPAZ).

Esos contactos intensos que han crecido durante muchos años seguramente contribuyeron a que nos conmoviera mucho la decisión de otorgar el premio Nobel a su presidente por sus decididos esfuerzos por terminar la guerra civil que duró más de cincuenta años. Por eso, con nuestra visita queremos dar una señal muy clara de que Hesse, Alemania y la comunidad internacional respaldamos el proceso de paz en su país, si bien el acuerdo de paz como tal no está exento de críticas.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.