Cortesía: Saving the amazon

La reserva de biodiversidad más grande del mundo, el Amazonas, está en continuo peligro. Esta región tiene 6.000.000 de kilómetros cuadrados y se extiende a través de ocho países de Latinoamérica. En ella habitan más de 30 millones de especies de fauna y flora. Además, es el hogar de culturas milenarias. (Vea: El año pasado Colombia perdió 16 hectáreas de bosque cada hora)

Sin embargo, en los últimos años el llamado “Pulmón del mundo” ha visto reducido su perímetro a causa de la minería ilegal, construcciones y, principalmente, por la deforestación. Según un informe de Greenpeace, casi el 20% de su superficie ha desaparecido en los últimos 40 años. Lo que esto muestra es que, para 2050, los bosques amazónicos podrían perder hasta un 50% de su extensión.

En Colombia, según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, de los 50 millones de hectáreas de bosques que tiene el país, 6 millones de han sido taladas durante los últimos 20 años. (Vea: En el mundo hay 422 árboles por persona)

“Estamos ante un drama climático y humano, la deforestación sin control deja sin hogar a muchas comunidades indígenas. En las últimas décadas se talaron 2.000 árboles por minuto, una extensión equivalente a dos campos de fútbol” afirma Ximena Patiño, presidenta de Saving the Amazon.

La pérdida y el deterioro de esta región tienen efectos negativos también en la calidad del aire. El Amazonas produce más del 20% de la reserva mundial de oxígeno. Hacen falta 22 árboles para suplir la demanda de oxígeno de una persona al día.

Saving the Amazon

Saving the Amazon nació con la idea de combinar tecnología punta, aplicaciones móviles, con el potencial humano que trae asociarse con comunidades indígenas para combatir la destrucción del Amazonas. Para lograrlo, esta iniciativa invita a personas naturales y a empresas a adoptar o regalar un árbol que será plantando en el Amazonas y que podrá ser rastreado desde cualquier lugar del mundo gracias a una app que permite localizarlo y ver cómo va su crecimiento.

Además de compensar el desastre ecológico y el desequilibrio del ecosistema que genera la tala sistemática y descontrolada, la reforestación busca rescatar a las diferentes comunidades indígenas que están en peligro de extinción a causa de esa misma tala indiscriminada de la flora amazónica. (Vea: Muebles ecológicos que crecen en los árboles)

“Tenemos el reto de plantar más de 72.000 árboles al mes, más de 4,5 millones en los próximos 5 años. Salvar al Amazonas, a su gente y compensar la tala indiscriminada, con la colaboración de todos, es nuestra misión”, añade Patiño.

Ayuda a la comunidad indígena

Este proyecto colombiano pretende que las poblaciones sean conscientes de los problemas con los que viven los indígenas, parte fundamental de la historia del país, principalmente los de la zona del Vaupés.

El departamento tiene el índice más alto de desnutrición infantil en la población indígena. Por eso, la siembra de árboles frutales en sus comunidades ayuda a que la seguridad alimentaria sea estable para los niños y, además, crea trabajo para los adultos que reciben una bonificación por sembrar y cuidar los árboles. (Vea: Deforestación mundial se concentrará en 11 sitios)

La plantación de cada árbol ayuda a 217 comunidades y 29.860 indígenas de las Etnias Wanano y Kubeo de la familia Tucano y de la Etnia Curripaco de la familia Arawak; da trabajo a 7.460 mujeres y, en 2014, permitió que se entregaran kits escolares para la entrada al colegio de los niños de la comunidad.

Cómo aportar

Personas naturales

Las personas podrán adoptar o regalar un árbol de manera individual. El proyecto permite compartir con los más cercanos la ilusión de salvar el Amazonas.

Empresas

Las empresas, por su parte, pueden sembrar un bosque.

Cada árbol lleva el nombre de la persona a la que pertenece y se puede geolocalizar a través de Google Maps y de la aplicación de Saving The Amazon.

Para adoptar o donar haga clic aquí

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.