Amazonia colombiana.

La Amazonia se encuentra ante un escenario único de oportunidades de desarrollo sostenible dado el contexto de posconflicto, así como de acciones encaminadas a mitigar el impacto del cambio climático en donde la región juega un papel fundamental. En este contexto, los próximos cuatro años de Gobierno deberán garantizar un desarrollo acorde con las características propias de la Amazonia.

Con el objetivo de responder a este reto, la alianza Amazonas2030, de la mano de organizaciones de la sociedad civil Alisos – Alianzas para la sostenibilidad, WWF Colombia, Fundación Avina, ICAA – Patrimonio Natural  han unido fuerzas para el desarrollo del proyecto “Construcción de una Amazonia sostenible”con el objetivo de generar aportes al Plan Nacional de Desarrollo 2014-20148. En el marco de la alianza se ha diseñado un proceso de diálogo en la región amazónica con la participación del sector público y privado, así como con la sociedad civil, expertos y técnicos a nivel nacional.

Las mesas multitemáticas en la región se desarrollarán en los meses de julio y agosto; mientras que las mesas temáticas de convergencia en Bogotá tendrán lugar en el mes de septiembre.  De acuerdo con el cronograma de trabajo, estas son las fechas de realización de las mesas.

La Amazonia juega un papel fundamental en un marco de cambio climático, dado que es el mayor sistema hídrico del mundo del cual dependen las lluvias en el país y en el continente, además de tener la mayor biodiversidad del territorio. La región ocupa el 42,4 por ciento del área terrestre nacional, equivalente a 483.164 km2, y el 6,2por ciento de la bioregión amazónica. Además, contiene 17 de las 56 áreas protegidas nacionales divididas en 14 Parques Nacionales Naturales, 2 Reservas Nacionales Naturales y un Santuario de Flora y Plantas Medicinales. En la región existen 185 resguardos indígenas que ocupan el 54,18 por ciento del total del territorio amazónico.

A pesar de ser una región estratégica para el país, ha sido objeto de indiferencia histórica por parte del Estado, trayendo consigo grandes conflictos sociales. La mayor parte de sus habitantes no cuenta con los servicios básicos de salud y educación necesarios para garantizar su desarrollo y mejorar su calidad de vida. La precaria infraestructura básica de servicios públicos, así como la pobre conectividad, siguen constituyendo una fuente de aislamiento de la región frente al resto del país y de rezago en términos sociales, económicos e institucionales.

Este aislamiento, sumado a las difíciles condiciones socio-económicas, ha permitido que buena parte de la región se haya convertido en un escenario propicio para el desarrollo de actividades ilegales y del conflicto armado, con todas las consecuencias que esto implica, como la corrupción y la degradación social.

Por otra parte, el contexto global, y de manera particular la creciente preocupación por el cambio climático, obligan a posicionar la Amazonia en una agenda más amplia, traspasando incluso el alcance nacional. Más que nunca, la biodiversidad, la prestación de servicios ecosistémicos y la riqueza cultural, empiezan a adquirir una relevancia no sólo desde el punto de vista ambiental, sino también político y económico. Y los habitantes de la región empiezan a ser conscientes de ello.

Es claro que la región requiere un modelo de desarrollo diferencial que permita aprovechar los recursos de una manera sostenible y alcanzar unos niveles dignos en la calidad de vida de sus habitantes. De igual manera, este modelo diferencial debe garantizar el respeto por la diversidad cultural de los pueblos indígenas. El actual modelo de desarrollo, que responde a un contexto andino, impide pensar en una Amazonia sostenible, de ahí la importancia de que este PND aborde la Amazonia desde su complejidad.

Calendario mesas temáticas para insumos para el PND:

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.