La deforestación es la principal causa de las emisiones de dióxido de carbono en Brasil.

Entre agosto de 2012 y julio de 2013 la Amazonía brasileña perdió un total de 5.891 kilómetros cuadrados de cobertura vegetal según fuentes ambientales brasileñas. Esta deforestación es la principal causa en el gigante sudamericano de las emisiones de dióxido de carbono producida por los gases emitidos por los incendios forestales y por el oxígeno que se deja de generar.

El área devastada se calculó a partir de la metodología llamada Proyecto de Vigilancia de la Deforestación de la Amazonía Legal (Prodes), que identifica zonas boscosas totalmente taladas o incendiadas de menos de 6,25 hectáreas con la ayuda de 216 imágenes del satélite Landsat 8.

El área talada corresponde a una alza del 29 por ciento a la devastada en los doce meses anteriores y que fue de 4.571 kilómetros cuadrados. Además, este aumento de la tala de árboles puso fin a un periodo de cuatro años consecutivos de disminución en la penosa práctica.

Sin embargo, las autoridades brasileñas destacan que el área devastada el año pasado fue 79 por ciento inferior a la registrada en 2004 que arrojó una preocupante cifra de 27.772 kilómetros cuadrados devastados.

Ese mismo año el Gobierno brasileño puso en marcha un programa para combatir la deforestación de la Amazonía, que incluyó el cierre de madereras ilegales y la imposición de multas a empresas que críen ganado en áreas forestales destruidas.

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por sus siglas en portugués) destacó que los resultados demuestran la eficacia del Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Deforestación de la Amazonía.

En los últimos años Brasil se comprometió a reducir la deforestación de la Amazonía hasta el años 2020 en un 80 por ciento con base en los resultados de 1990. Con una disminución de cerca de 4.000 kilómetros cuadrados en promedio por año.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.