Esta semana se inauguró otro capítulo en la lucha que libran desde hace varios años los campesinos y ambientalistas de Jericó con la minera AngloGold Ashanti. La Mesa Ambiental de ese municipio del suroeste antioqueño reveló a través de Facebook varios videos en los que se denuncia la contaminación de la quebrada La Fea, presuntamente a causa de las actividades de exploración que hasta el año pasado estuvo ejecutando la compañía sudafricana como parte del Proyecto Quebradona.

Se trata de un importante yacimiento de cobre en el que se encuentran minerales asociados como oro, plata y molibdeno; el cual configura uno de los tres proyectos de AngloGold en Colombia (los otros dos son La Colosa y Gramalote). En el año 2010 esta compañía, a través de su filial Minera Quebradona, comenzó a hacer perforaciones en el predio El Chaquiro, una inmensa plantación de pinos ubicada en el corregimiento de Palocabildo. Desde ese momento, ha tenido que enfrentar una férrea oposición por parte de los habitantes del municipio que consideran que la empresa no solo amenaza la vocación agrícola y turística del municipio, sino que afecta al medio ambiente. (Vea: Las “maravillas” de la minería legal)

En 2013, AngloGold fue investigada por la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia (Corantioquia) a raíz de una denuncia por la contaminación de cuerpos de agua y deterioro de los suelos. Un año después la Corporación archivó el proceso debido a que no pudo comprobar esas alteraciones. Sin embargo, desde la semana pasada la Mesa Ambiental de Jericó ha venido reiterando las acusaciones contra la empresa y ha aportado varios videos que sirven como evidencia de esas afectaciones. Con base en esa información, funcionarios de Corantioquia estuvieron ayer en la zona tomando muestras para determinar la calidad del agua en la zona.

En una entrevista reciente con el canal local de noticias de Jericó, el gerente de geología de Minera Quebradona, Pablo Noriega, aceptó que la empresa ha canalizado varias fuentes de agua que han surgido en las plataformas de perforación. No obstante, negó que el líquido estuviera llegando contaminado a la quebrada La Fea, “el olor fétido se debe a que las rocas del sector son volcánicas y tienen un alto contenido de sulfuros que al entrar en contacto con el aire y la lluvia se oxidan y por eso sale ese olor. Pero eso no significa que el agua esté contaminada” (Vea aquí la entrevista).  

Pero los integrantes de la Mesa Ambiental de Jericó no creen en estas explicaciones. Según Fernando Jaramillo, coordinador de esa organización, “en los recorridos que hemos hecho en la zona hemos encontrado que el agua contaminada sale de varios tubos de PVC camuflados en la vegetación, los cuales están cubiertos con telas negras y piedras grandes, como si quisieran esconder algo”. Jaramillo señala que es muy sospechoso que una quebrada que es totalmente cristalina cambie radicalmente su color y su olor en el momento en el que le llegan los vertimientos producidos por la exploración minera. (Vea: Aprobada la consulta antiminera de Ibagué)

Por el momento, habrá que esperar al menos diez días para conocer los resultados de las pruebas que hizo Corantioquia y saber quién tiene la razón en esta disputa. Entre tanto, las perforaciones se encuentran suspendidas y el proyecto Quebradona entró en una etapa de receso debido a las dificultades presupuestales que está experimentando AngloGold. Eso sí, lo único seguro es que este será solo un capítulo más en el largo conflicto entre los campesinos y ambientalistas de Jericó y una de las empresas mineras de oro más grande del mundo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.