Antonis Mavropoulos.

Antonis Mavropoulos es una de las voces más respetadas en el manejo de desperdicios. En 20 años ha trabajado en dicho campo, tiempo durante el cual ha participado en más de 150 proyectos de gestión de residuos sólidos en cerca de 20 países. Además, es el fundador y CEO de D-WASTE, y es presidente de ISWA (International Solid Waste Association).

En el plano académico es el creador del Atlas de los Desperdicios’ (www.atlas.d-waste.com), un mapa interactivo sobre los residuos sólidos y su gestión en todo el planeta.

Este experto estuvo en Bogotá gracias a una invitación de la Asociación Andina de Residuos (Asoresiduos) que lo convocó para dictar una clase magistral sobre sobre los casos de éxito en la gestión de residuos sólidos. Allí habló con Semana Sostenible.

Semana Sostenible: Resulta inevitable que las comunidades no generen desperdicios en su diario vivir.  ¿Es realmente posible llegar a un escenario en el que no se produzcan desperdicios?

Antonis Mavropoulos: Desde el punto de vista técnico es imposible eliminar la generación de desperdicios. Podemos reducirlo sustancialmente, podemos diseñar productos pensando en reutilizarlos y reciclarlos, podemos implementar programas de prevención de desperdicios, podemos minimizar e incluso eliminar la presencia de sustancias peligrosas. Pero a la larga la generación de desperdicios siempre será un síntoma de la imperfección del consumo y la producción industrial. 

Semana Sostenible: ¿Esto significa que nuestros esfuerzos por alcanzar un futuro sin desperdicios y una economía circular no valen la pena?

Antonis Mavropoulos: No, es exactamente lo contrario. Debido a que la generación de desperdicios es producto de nuestras actividades cotidianas, debemos ser ambiciosos y generar mejoras y que nos recuerden que podemos tener un mejor planeta. Por ejemplo, los alquimistas pensaban que podían encontrar una piedra que convirtiera el carbón en oro, esto no ocurrió pero eso favoreció el desarrollo de la química, y la química en sí ya ha producido cosas maravillosas.

(Le puede interesar: La industria le pone el ojo a los residuos de mora y aguacate)

Semana Sostenible: ¿Cuáles son los beneficios de contar con un plan de gestión de residuos?

Antonis Mavropoulos: Mejores resultados con menores recursos. Es clave saber que como en todos los procedimientos un buen plan es el comienzo para una óptima implementación. Si no se cuenta con una buena gestión existen consecuencias negativas relacionadas con demoras en comprender cuál es la infraestructura que se requiere para mitigar los impactos en la salud y el ambiente. Por ejemplo, un estudio reciente de ISWA demostró que el costo de no hacer las cosas es entre 5 y 8 veces mayor al que significa emprender las mejoras necesarias. 

Semana Sostenible: ¿Cuáles son las claves para que estos planes sean exitosos?

Antonis Mavropoulos: Considero que hay tres claves. Primero, hay que identificar a los ‘stakeholders’, cuáles son sus intereses, sus preocupaciones y sus beneficios potenciales; segundo, hay que dedicar mucho tiempo y esfuerzo en comprender la línea que seguirá el plan, esto permitirá detectar fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de los sistemas; y tercero, hay que contar con un preciso grupo de indicadores del sistema actual y del propuesto, ya que serán muy útiles para las tareas de monitoreo y actualización.

Semana Sostenible: ¿Qué errores se deben evitar en la planeación de estos programas?

Antonis Mavropoulos: Muchas veces se subestima la importancia de analizar a profundidad la línea a seguir, también no se les presta la suficiente atención a los aspectos económicos, sobre todo los que tienen que ver con el ciclo de vida de las inversiones y la fase operacional. Y finalmente, muchos planeadores desestiman, o ignoran por completo, el papel de la comunicación del programa.

Semana Sostenible: ¿Cuál es el escenario futuro ideal en la gestión de residuos?       

Antonis Mavropoulos: Yo puedo señalar oportunidades y retos, pero está en cada uno de nosotros tomar las acciones que determinen los resultados. Cerrar los basureros y sustituirlos por sistemas simples de rellenos sanitarios y esquemas básicos de reciclaje es un cambio sustancial. Esto significa inversiones en capital humano e infraestructura y de reformas institucionales, políticas focalizadas e incentivos financieros. También es clave dar oportunidades a los recicladores informales.

Asimismo, es urgente una reforma de los patrones de cooperación internacional para afrontar los cambios generados por el cambio climático y para evitar un futuro lleno de desperdicios para millones de personas.

Semana Sostenible: ¿Qué se debe hacer desde ya para asegurar un futuro promisorio?

Antonis Mavropoulos: Debemos cambiar nuestro punto de vista sobre los retos actuales del reciclaje y la gestión de residuos, inclusive las narrativas de la economía circular. La globalización nos obliga a encontrar alternativas innovadoras que se extiendan más allá de las fronteras de los países.

La gestión de residuos y la industria del reciclaje deben surfear en el ‘tsunami’ de los cambios tecnológicos y sociales que están moldeando nuestro mundo. Se viene una redefinición radical de lo que llamamos ‘gestión de residuos’ donde el concepto de economía circular es apenas el comienzo.  

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.