;
AFP

Australia quiere reducir sus emisiones de CO2 en al menos un 26% de aquí a 2030 respecto a los niveles de 2005, el anuncio lo hizo este martes el primer ministro Tony Abbott, una meta criticada por los ambientalistas, que estiman que el esfuerzo es insuficiente.

Este objetivo se sitúa "en la media" de los establecidos por los países con un nivel económico comparable de cara a la conferencia del clima de París, donde se debe alcanzar un acuerdo mundial para limitar el calentamiento del planeta, defendió el primer ministro.

"Tomamos la decisión de que nuestro objetivo para 2030 se sitúe en la horquilla del 26% al 28%", declaró a los periodistas en Canberra el primer ministro, quien precisó que el objetivo fijo es del 26%, pero que, según las circunstancias, podría aumentar hasta el 28%.

Australia reiteró en varias ocasiones que las proyecciones del crecimiento económico y el estado de su importante sector minero contarían para determinar su objetivo.

En este sentido, Abbott declaró que no apostaba por un "cierre masivo" de la actividad del carbón.

"Es un buen objetivo, sólido, responsable desde el punto de vista económico, responsable desde el punto de vista ambiental", subrayó.

Australia, país de 23 millones de habitantes donde el carbón desempeña un papel importante en su producción energética, es uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero por habitante.

"Está levemente por debajo del de Europa. Es más o menos el mismo que el de Estados Unidos. Es mucho mejor que el de Corea", señaló Abbott. "Nuestro objetivo de entre 26 y 28% es mejor que el de Japón. Es casi el mismo que el de Nueva Zelanda. Está levemente por debajo del de Canadá".

"No estamos a la cabeza, pero tampoco estamos rezagados", dijo Abbott.

La conferencia sobre el clima prevista en París en diciembre busca limitar a 2ºC el calentamiento del planeta por encima del nivel de la era preindustrial.

Críticas de ambientalistas

Los ambientalistas acusaron a Australia de no hacer suficientes esfuerzos para frenar la contaminación, que es considerada la causa del cambio climático. Según ellos el gobierno de Abbott se queda corto a la hora de hacer una contribución justa.

"Estos objetivos son muy inadecuados para proteger a los australianos de los impactos del cambio climático y no representan una contribución justa para los esfuerzos que se hacen en todo el mundo para controlar el cambio climático", estimó Tim Flannery del Consejo del Clima, una organización independiente.

La delegación australiana de la organización ambientalista WWF dijo que el objetivo marcado por Australia estaba por debajo de los esfuerzos que estaba haciendo Estados Unidos, que prometió reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero en 2025 en un nivel de entre 26 y 28% con respecto a 2005.

"Si cada país hace esfuerzos como los de Australia, el mundo podría encaminarse a un aumento de las temperaturas de entre tres y cuatro grados", estimó Kellie Caught, de la organización WWF.

Will Steffen, experto sobre el clima de esta institución, dijo que el objetivo de Australia no es muy diferente de los que se impusieron Canadá y Japón, pero que está muy por detrás de las promesas efectuadas por Estados Unidos y la UE.

"Está en la parte baja de la horquilla de los países desarrollados", estimó.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.