Foto: AFP

En la sala para periodistas de la COP21 se respiró esperanza cuando Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención marco sobre Cambio Climático, Ban Ki-Moon, secretario general de las Naciones Unidas y Laurent Fabius, presidente de la COP21, instaron a los negociadores de los 196 países miembros a avanzar con rapidez y aseguraron que el borrador del acuerdo que entregaron los diplomáticos el pasado 5 de diciembre se acerca cada vez más a lo que debería ser el acuerdo final de la cumbre (lea el borrador completo aquí).

Ban Ki-Moon, el más optimista de los tres, aseguró que “los negociadores están a punto de firmar el acuerdo de paz más importante nuestro tiempo que es de la paz con el planeta”. A esto Christiana Figueres añadió que para todos quienes pensaban que la cumbre no tenía peso político bastaba ver la cantidad de jefes de estado, ministros y alcaldes que había reunido para decir lo contrario.

El secretario general aseguro que haber logrado que 186 de los 196 países que conforman de la organización diplomática más importante del mundo hayan entregado sus compromisos de reducción de emisiones era algo destacable ya que suma casi el 100% de las emisiones globales. Dijo, además, que para tener un acuerdo firmado el viernes es necesario que el texto final esté listo el jueves. Frente a este comentario se sintió una nueva ola de escepticismo entre los representantes de los medios de cientos de países que le preguntaron si, al firmar un acuerdo tan aceleradamente se iba a cumplir con el objetivo de que este sea jurídicamente vinculante es decir, que comprometa a todos los países por igual.

La respuesta de la máxima cabeza de las Naciones unidas dejo llena de desazón a la prensa ya que reiteró que estaba haciendo un llamado urgente a los negociadores para definir rápido el acuerdo y afirmó que “muchas veces buscar la perfección juega en nuestra contra. No vivimos en un mundo perfecto y no debemos buscar un acuerdo perfecto. Queremos el acuerdo ideal, utópico, pero debemos tener en cuenta que tenemos cinco años para perfeccionarlo. No todo tiene que definirse ahora”.

Los puntos álgidos del acuerdo

Aunque el secretario general dice que no todo definirse ahora, los negociadores no están de acuerdo. Si algo queda claro al recorrer los pasillos de la COP21 y hablar con los representantes de cada país es que todavía hay mucho por definir, Estos son los cuatro puntos más problemáticos del borrador que presentaron los representantes al presidente de la COP21 el sábado 5 de diciembre, a seis días de acabarse la cumbre:

• Soportes y medios de implementación: este punto se refiere a quien o quienes le harán seguimiento a lo acordado en el territorio y como se lograra ejecutar el acuerdo.

• Financiación: este, tal vez el más difícil de todos los puntos, habla sobre cuanto dinero tendrá que aportar y recibir cada país en materia de mitigación y adaptación.

• Ambición pre2020: Aquí se define que harán los 196 países durante los cinco años previos a la entrada en vigencia del acuerdo que se firme en París.

• Diferenciación: como en casi todas las negociaciones de las Naciones Unidas el principio 7 de Rio, que habla de metas comunes a todos los países pero diferenciadas según las necesidades y posibilidades de cada uno, es clave.

Resolver estos puntos en cuatro días, a pesar del espaldarazo de buena fe que el secretario general de las Naciones unidas, Ban Ki-Moon, les dio hoy a los negociadores es todo un reto. Queda por ver que pasara en los próximos días.

*El cubrimiento presencial de Semana Sostenible en la COP es posible gracias al apoyo de PNUD, WWF y la Fundación Natura

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.