El Bioparque educa sobre el papel del hombre en la conservación de la biodiversidad colombiana, el uso sostenible de los recursos naturales y el bienestar animal. 




























Cuenta con un auditorio temático, en el que se explica por qué romper las cadenas alimentarias genera desconocimiento de algunos animales y los servicios que prestan a cada ecosistema. 























Tiene áreas interactivas donde hay una exhibición de tráfico ilegal, donde los visitantes aprenden sobre las consecuencias que tiene para la diversidad esta actividad.


Una de bienestar animal, donde mediante el contacto con animales se enseña la importancia de comprender la ciencia del bienestar animal en nuestra relación con los animales, sean silvestres o domésticos. 


Hay una huerta tradicional donde se exploran todos los sentidos y el conocimiento tradicional de las huertas sabaneras.


El Bioparque cuenta, además, con seis representaciones ecosistémicas. Esto quiere decir que hay lugares adecuados para mostrar los diferentes ecosistemas de Colombia.


La primera representación es la del Bosque Seco. Aquí las aves, los reptiles y las mariposas propias de este ecosistema, permiten una experiencia única de inmersión a los visitantes. Además pueden verse procesos como la metamorfosis y el mimetismo típicos del bosque seco tropical colombiano. 


La segunda es la del Bosque Andino Bajo. En esta representación está la diversidad más alta de aves en el Bioparque, al igual que sucede con este ecosistema en Colombia. Aquí los procesos de competencia y uso de nichos entre las diferentes especies de aves son fáciles de asimilar, mientras se observan grupos de estos animales, del cual Colombia es el líder mundial en diversidad. 


La tercera es la del Bosque Alto Andino o Bosque de niebla. Aquí hay un encuentro directo con dos águilas.









La cuarta es la de los Humedales de la Sabana de Bogotá. Esta representación ofrece refugio a algunas especies en vía de extinción y otros beneficios como los espejos de agua para algunas especies migratorias. Aquí los procesos de predación, migración y extinción son fácilmente explicados. 























La quinta es la de la Selva húmeda tropical. En Colombia tenemos dos de las selvas más diversas del mundo, la selva del Pacífico y el Amazonas, en ellas habita el ave rapaz más poderos. El águila harpía. 


La sexta y última es una caminata por el Bosque Andino. Estos son recorridos diseñados para diferentes edades que permiten adentrarse en el Cerro del Majuy donde el visitante tendrá la oportunidad de comprender la importancia de conservar un equilibrio ecológico. Aquí verán el proyecto que se ha venido desarrollando para la restauración de tres hectáreas del cerro.









También hay exhibiciones especiales sobre animales o plantas específicos.


































Una es la del Vuelo de aves Rapaces. En ella se entrenan varias especies de aves rapaces para realizar vuelos libres. El objetivo de estos es enseñar sobre el comportamiento natural de dichas aves así como brindar el máximo bienestar, considerando que no pueden ser reintroducidas en su hábitat natural. 























Otra es la del Coatí de Montaña. Por ser una especie de poco conocimiento científico, se la ha catalogado como el fantasma de los Andes. El coatí de montaña tiene un rol predominante en la conservación de los bosques alto-andinos y páramos donde vive y en el proceso de estabilidad de la producción del agua que consumimos. El proyecto de conservación de esta especie es único en el mundo. 


Finalmente, la última es sobre las Plantas Carnívoras. Estas plantas siempre causan curiosidad debido a su complejidad. Qué comen, cómo comen y dónde viven, son algunas de las preguntas que son resueltas en el parque.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.