}
Foto: Luigi Sáenz - SEMANA.

Las últimas noches Bogotá le ha hecho honor a su apodo de ‘la nevera‘. El frío y el viento tienen congelados a los habitantes de la capital, pero también a los que viven en la sabana y en algunos municipios de Boyacá. De hecho, durante la madrugada de este miércoles los termómetros marcaron 1.6 grados centígrados, la temperatura más baja en lo que va de 2018.

Esta condición, a la que muchos le están buscando la razón, es completamente normal para esta época del año. Eso es lo que afirma Cristian Euscátegui, jefe de pronósticos y alertas del Ideam. Según él, lo raro era lo que teníamos en días pasados, cuando se presentaban mucha humedad, nubosidad y lluvias, pero sin temperaturas tan bajas en la noche.

Le recomendamos: ¿Por qué diluvió así? La explicación del Ideam sobre la granizada en Bogotá

"Lo común en los primeros meses del año es que los vientos alisios del noreste se fortalezcan y formen barreras que evitan el paso de la humedad que viene del Amazonas", explica el funcionario. Esto hace que los días sean soleados y secos, y que en las noches las temperaturas desciendan fuertemente.

Este factor meteorológico está directamente relacionado con la ausencia de precipitaciones en gran parte del país. Por esa razón, el martes fue el día más seco en lo que va del año en Colombia. "Lo más probable es que este miércoles siga esa tendencia en Colombia, afirma Euscátegui.

Por último, el funcionario pronostica que las bajas temperaturas nocturnas se mantendrán hasta el viernes y que el fin de semana regresarán las condiciones de humedad y nubosidad que permitirán que las noches en la capital dejen de ser tan heladas como lo han sido en estos días.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.