La contundencia de la cifra no deja lugar a réplicas. De los 1.506 ciudadanos habilitados para votar, 1.465 se inclinaron por prohibir las actividades mineras e hidroeléctricas en la jurisdicción de Cabrera, un municipio enclavado en las montañas del Sumapaz, al suroriente de Bogotá.

Esta fue la respuesta categórica de una comunidad que fue convocada a una consulta popular a propósito de las intenciones de la empresa española EMGESA de construir una cadena de 8 microcentrales en la cuenca del río Sumapaz, lo cual impactaría 32 veredas de este municipio que queda a 114 kilómetros de la capital.

Aunque recientemente Emgesa modificó el proyecto para no intervenir el municipio de Cabrera, los habitantes tomaron la consulta como una oportunidad para reivindicar su vocación agrícola y blindar el territorio de posibles intervenciones extractivas.

“Nosotros aquí no tenemos minería de ningún tipo aquí, no explotamos recursos naturales que tengan que ver con minería, nosotros a nivel de energía tenemos el servicio y la verdad es que es bueno y es un mensaje para el país, que no se pueden usar todos los espacios dedicados a la naturaleza para minería”, afirmó el alcalde, Carlos Cárdenas, tras conocer los resultados de la jornada. 

Así mismo, el mandatario explicó que “en Cabrera todos estábamos pensando en el NO porque no podemos ir en contra de la belleza que tenemos en recursos naturales y eso es lo que buscamos, proteger el futuro de nuestra población. Somos una Zona de Reserva Campesina y pues tenemos unos objetivos para cumplir respecto a ese tema”.

En ese sentido, Cárdenas aseguró que el Gobierno Nacional debe acatar el mandato popular expresado el pasado domingo y que de ahora en adelante se dedicarán a trabajar para fortalecer la producción de alimentos y convertirse en una despensa agrícola para el país.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.