Plataforma petrolera en la costa de Angola. (Foto: Archivo SEMANA)
;
AFP

El gobernador de California Jerry Brown pidió este martes al presidente estadounidense Barack Obama que prohíba nuevas actividades de explotación petrolera frente a las costas del estado para proteger el océano y luchar contra el cambio climático.

En una carta al mandatario, que pasará el poder a Donald Trump en enero, Brown pidió al gobierno “usar su autoridad para prohibir de forma permanente nuevas concesiones de gas y petróleo ‘offshore‘ en aguas federales en la costa de California”.

“Claramente, explorar grandes nuevas reservas de gas y petróleo serían incoherentes con nuestra imperiosa prioridad de reducir la dependencia de combustibles fósiles y combatir los efectos devastadores del cambio climático”, indicó Brown, que ha destacado por sus vanguardistas políticas medioambientales. (Vea: ‘Megasequías’, que durarán décadas, azotarán a Estados Unidos en lo que resta del siglo)

Trump ha prometido elevar la barrera a la producción energética de Estados Unidos y se ha mostrado escéptico con la teoría del calentamiento global.

El magnate republicano nombró a Rex Tillerson, jefe de la gigantesca petrolera ExxonMobil, como secretario de Estado y puso a la cabeza de la agencia de protección del medio ambiente (EPA) justamente a un histórico rival de este organismo.

El gobernador Brown indicó en el comunicado que firmó un memorando de entendimiento con la secretaria de Interior, Sally Jewell, para expandir el compromiso de desarrollar más energías renovables, incluyendo generación en el océano a partir del viento y las olas.

En paralelo, Brown se reunió con otros gobernadores de la Costa Oeste y representantes de otros países, como Chile y Francia, para lanzar una alianza contra la acidificación de los océanos.

El gobernador reivindica así su intención de que California, el estado más poblado del país y que está a punto de entrar en su quinto año de histórica sequía, impulsará políticas opuestas a las que se esperan de la administración Trump, que llegó al poder también con un duro discurso contra los inmigrantes.

Brown y su futuro fiscal general Xavier Becerra, hijo de inmigrantes mexicanos, así como el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti y el jefe de la policía han dicho que no apoyarán esfuerzos federales para deportaciones masivas de inmigrantes.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.