Todos coinciden en que se trata de la más perfecta ilusión óptica de la naturaleza.

Son los amos del camuflaje y el disfraz. Nadie le gana a los camaleones cuando se trata de pasar desapercibidos de sus depredadores, como halcones y otras aves. También son los reyes de las transformaciones extremas para atraer a su pareja o a para ahuyentar a sus rivales. Algunas especies, como el camaleón pantera, tardan tan solo dos minutos en pintarse de un color brillante e intenso para cortejar a una hembra o demostrar quien es el macho dominante de la zona. 

Un fenómeno que por años despertó la curiosidad de los científicos, quienes especulaban que el mecanismo de trasformación de estos reptiles, así como ocurre con los moluscos, dependía de los pigmentos de su piel. Esa había sido la creencia más difundida hasta ahora, que un equipo científico de la Universidad de Ginebra acaba de revelar el enigma. (vea: 7 mentiras que creía verdad sobre estos animales)

En un estudio, que se publicará en la nueva edición de Scientific American, el equipo dirigido por los profesores Michel Milinkovitch y Dirk van der Marel demostró que la piel de los camaleones funciona como si estuviera cubierta por una red de espejos diminutos. 

Cuando el reptil está excitado o se siente amenazado, los pequeños cristales bajo su piel –que técnicamente se llaman iridóforos– se contraen o se expanden, la luz se refleja en un ángulo distinto y entonces, el camaleón cambia de color. Misterio resuelto. 

“Cuando el camaleón está en calma, se organiza en una red densa y refleja las longitudes de onda azul. Por el contrario, cuando se excita, se afloja su enrejado de nanocristales, lo que permite el reflejo de otros colores, como amarillos o rojos”, explican el físico Jérémie Teyssier y la bióloga Suzanne Saenko, primeros autores del artículo.

Todos coinciden en que se trata de la más perfecta ilusión óptica de la naturaleza. 


Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.