Inundaciones en México en noviembre del 2013.

En muchas ocasiones al hablar del cambio climático es común hacer alusión a los efectos de este fenómeno a futuro o del impacto que tendrá para las generaciones venideras. Ante esto miles de organizaciones y expertos se encargan de dar a conocer las consecuencias de la contaminación ambiental en el presente.

Un ejemplo de esto es el más reciente informe del Observatorio sobre Situaciones de Desplazamiento (IDMC) del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC). El documento en uno de sus apartados resalta una cifra que puede interpretarse como una de las nefastas consecuencias del cambio climático.

Según el documento, cerca de 22 millones de personas se vieron forzadas a abandonar sus hogares en el año 2013 a causa de fenómenos naturales extremos. Una cifra alarmante si se tiene en cuenta que esta triplica el número de personas que fueron desplazadas a causa de conflictos bélicos.

Dentro de las principales causas consignadas en el informe están los desastres relacionados con el tiempo atmosférico.  Ya que el 94 % de los casos fueron causados por tormentas e inundaciones, estas últimas atribuidas a la deforestación.

En cuanto a la distribución de las tragedias Asia y África fueron los continentes más afectados gracias a que el número de habitantes y el crecimiento demográfico en los dos continentes son altos. Aunque se debe tener en cuenta que la cifra de 22 millones de desplazados se reparte en más de 600 sucesos en 119 países. 

Con respecto al origen de estas catástrofes, el Observatorio cree que es doble: "La mayoría de las catástrofes tienen un origen mixto, natural y humano". 

Según el informe la tendencia para los próximos años será un aumento de la población desplazada, "en vista del número creciente de personas que viven y trabajan en zonas de riesgo, esta tendencia al alza seguirá creciendo y será exacerbada en el futuro a causa de los efectos del cambio climático".

Ante esta situación, el Observatorio pide a los gobiernos que hagan más para prevenir las situaciones de riesgo y que asuman compromisos políticos firmes y que estos sean expuestos en la próxima cumbre climática de las Naciones Unidas del 23 de septiembre en Nueva York. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.