Este lunes comenzó la décimo novena vumbre sobre clima de Naciones Unidas.
;
DW

Científicos y especialistas son cautelosos al relacionar fenómenos meteorológicos extremos, como lo es el tifón Haiyan, con el calentamiento global. El periodista Michae Bauchmüller, por ejemplo, escribe este lunes (12.11.2013) en el Süddeutsche Zeitung: “caso por caso, resulta sumamente difícil comprobar que el cambio climático, y con él el ser humano, estén detrás de tales catástrofes.”

Sin embargo, “lo que sí demuestra Haiyan la que, según los climatólogos, es una amenaza concreta para el mundo: el incremento de los fenómenos climatológicos extremos. Este hecho se comprueba al analizar las cifras anuales de las empresas reaseguradoras”, agrega el articulista.

Un oceanólogo alemán, Stefan Rahmstorf, se atreve a ser más específico en cuanto a la causalidad de las cada vez más frecuentes catástrofes naturales. Entrevistado por televisoras públicas de Alemania, el científico señaló, en cuanto a Haiyan: “el aumento en la temperatura de los mares, causado por el calentamiento global –es decir, por la emisión de gases de efecto invernadero-, propicia la formación de ciclones”.

Las tormentas tropicales no sólo han aumentado en cantidad, sino también en intensidad, dice el experto. Haiyan, por ejemplo, azotó el archipiélago de las Filipinas con vientos de más de 300 kilómetros por hora dejando un saldo estimado de 10.000 víctimas mortales, según los reportes más recientes.

Tareas pendientes

Los devastadores efectos de este fenómeno meteorológico marcan el inicio de la Cumbre Climática que se celebra a partir de este lunes, y hasta el 22 de noviembre, en Varsovia. La semana pasada fueron presentados dos informes de la ONU que alertaban acerca sobre la concentración récord de gases de efecto invernadero y sobre la imposibilidad de alcanzar la meta de contener en dos grados el límite del calentamiento global.

Imagen captada a pocos días del terremoto y el tsunami en Fukushima.

Pero las imágenes originadas por el tifón en Filipinas serán con toda seguridad las que acompañarán los debates del encuentro. Además, el fenómeno meteorológico recuerda a los participantes en la cumbre otro asunto pendiente, además de la protección al clima: el financiamiento para la reconstrucción en caso de catástrofes naturales.

“Varsovia puede convertirse en escenario de un debate sobre la justicia mundial”, dice Thomas Kirsch, encargado para asuntos medioambientales de la organización alemana Brot für die Welt.

Los países industrializados son quienes más contribuyen al calentamiento global debido a su alto nivel de emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que naciones africanas, asiáticas y latinoamericanas resultan afectadas por severas catástrofes naturales.

Hasta ahora, los países industrializados se muestran renuentes a negociar cualquier tipo de indemnización o compensación a causa de fenómenos climatológicos extremos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.