Año y medio después de que se conociera la construcción ilegal de varias mansiones en los Cerros Orientales, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca tomó la primera decisión al respecto. Mediante la Resolución de sanción 51390 del 26 de diciembre de 2016, esta entidad ordenó la demolición de El Bambú y multó a sus dueños por cerca de 464 millones de pesos por la afectación ambiental a la zona de reserva.

Según el documento de 140 páginas, la Comercializadora Kaysser, propietaria del predio, desvió sin autorización el cauce de la quebrada Rosales, taló cientos de árboles y construyó ilegalmente en la zona de reserva forestal protectora de los Cerros Orientales de Bogotá. Por ende, esta empresa deberá financiar la demolición de la obra con explosivos y ejecutarla dentro de los seis meses siguientes a la presentación de un cronograma para tal fin.

Asimismo, la Comercializadora Kaysser asumirá la recuperación de la zona afectada. Para ello, la Car le impuso unas medidas de compensación forestal que involucra la siembra de 1.459 especies de porte arbustivo en un área de 11.000 metros cuadrados. Para cumplir con este objetivo, la empresa tendrá que hacer la preparación del terreno, el trazado, hoyado, plantación y aislamiento en un término de 6 meses posteriores a la demolición.

Con esta decisión se define el futuro de apenas una de las ocho mansiones que se levantaron de manera ilegal dentro del predio El bagazal, en los Cerros Orientales de la capital. Se espera que en los próximos meses se tomen medidas similares con las casas restantes, cuyos dueños burlaron las normas ambientales para construir sus lujosas viviendas al interior de uno de los principales pulmones de la ciudad.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.