Los episodios de mortandad de peces en la Ciénaga Grande de Santa Marta fueron los detonantes para que el Gobierno prestara atención a la crisis ambiental en esta zona del país, a pesar de que comunidades y ambientalistas llevaban meses alzando las voces.

Cuando se comprobó la gravedad de lo que sucedía en este gran humedal Ramsar, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) anunció inversiones y estrategias para recuperar la Ciénaga. La semana pasada el ministro Luis Gilberto Murillo realizó una visita a la zona para ver cómo avanzan las labores de dragado del caño Clarín Viejo en Palermo. “Estuvimos revisando el avance de las obras que se están financiando con recursos del Ministerio de Ambiente por 19.000 millones de pesos, que asignamos para el destaponamiento de caños. Por primera vez en el país, se está recuperando un caño natural, es una experiencia novedosa, casi cuatro kilómetros ya se han reabierto y esperamos que con estas obras en el tiempo se recuperen cerca de 3.000 hectáreas para el ecosistema de bosque de manglar del parque isla Salamanca”, aseguró.

Le puede interesar: La ciénaga de los peces muertos

También anunció que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), financiará toda la gestión de recuperación de la Ciénaga y la provisión de recursos técnicos, humanos y financieros, lo mismo que la financiación del componente de desarrollo productivo y de ecoturismo.

Esto fue lo que pasó con los caños

Hace cerca de 50 años se construyó la vía Ciénaga –Barranquilla y al hacerlo se cortó la comunicación entre el agua dulce del complejo lagunar y el mar, lo que causó la muerte de cerca de 26.000 hectáreas de bosque de mangle entre 1956 y 1999. Debido a esto se construyeron 217 box culverts (una estructura rectangular hueca enterrada que sirve, en este caso, para canalizaciones hidráulicas) que permitían el flujo de agua dulce y salada entre el mar y la ciénaga.

Sin embargo, en octubre del año pasado un informe técnico, realizado por el Grupo de Litigio Estratégico e Interés Público de la Universidad del Norte, mostró que solo seis de estos canales de drenaje funcionaban en perfectas condiciones, otros seis a medias, mientras que los 205 restantes estaban taponados.

Vea también: Ministro de Ambiente ordena declarar calamidad pública en Ciénaga Grande

En dicho documento se identificaron varios aspectos preocupantes: indiscriminada intervención y omisión del hombre, desviación del curso de los ríos provenientes de la Sierra Nevada para actividades agroindustriales, inadecuada disposición de residuos y desatención de los canales de dragado que buscan garantizar el flujo de agua dulce y salada.

Desde finales del año pasado se plantearon medidas de rehabilitación y recuperación ambiental de la zona y sus afluentes hídricos. Entre estas estaban la destrucción de obras ilegales que bloqueaban el flujo de agua dulce a la ciénaga, la imposición de sanciones ambientales a quienes incurran en estas conductas y la suspensión de licencias que afecten este sitio Ramsar.

Como respuesta a la grave situación se creó el Comité de Coordinación y Gestión para la Recuperación Integral de la zona, que se reunió por primera vez hace pocos días. Una de las conclusiones es que debe trabajarse fuertemente en la deforestación para recuperar 5.897 hectáreas de bosque de manglar en la Sierra Nevada de Santa Marta y la Ciénaga Grande. El renacer de la Ciénaga es lento y aún falta mucho para asegurar que se está cerca de lograrlo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.