La semana pasada una gigantesca mortandad de peces dejó en evidencia los problemas ambientales de la Ciénaga Grande de Santa Marta. La falta de oxígeno y la contaminación no se dieron de la noche a la mañana. Desde hace meses autoridades, periodistas y ambientalistas, indicaban que la situación era grave.

La muerte de los bosques de manglar se veía desde el aire y eventos como la mortandad de peces se anunciaban desde entonces. Sumado a esto, las malas prácticas de ganaderos, bananeros, palmicultores y otros sectores productivos tienen en jaque la vida en esta zona del Caribe. Entre algunas de sus prácticas están la retención del agua de caños y ríos, junto con el taponamiento de las desembocaduras debido a la enorme presencia de sedimentos. Todo esto hace que la Ciénaga dejara de recibir agua dulce.

La tragedia no es solo ambiental sino también social pues miles de personas dependen de la pesca. Desde hace meses los pescadores no han parado de solicitarle a la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag) que abra las compuertas del caño Aguas Negras para que ingrese agua a la Ciénaga, pero no responden. Ante la negativa les han pedido que abran un boquete, pero tampoco lo hacen.

Lea: La Ciénaga Grande sigue muriendo

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, pidió a los mandatarios locales declarar calamidad pública en la Ciénaga Grande de Santa Marta para poder iniciar una intervención integral y destinar recursos que contribuyan a solucionar el histórico problema ambiental del manglar. El anuncio fue hecho durante su visita a las comunidades afectadas por la mortandad de peces en el complejo lagunar de Pajarales. Sin embargo, habitantes del sector no entienden por qué estas medidas no se tomaron antes, si podían trabajar en un plan de prevención y no de reacción.

“La situación de la Ciénaga Grande es grave, está en cuidados intensivos. Este es un ecosistema que no solamente es patrimonio de la región o de la nación, sino de la humanidad”, dijo el Ministro durante su recorrido por las comunidades de la zona.

La segunda medida que se anunció es que además del Comité Técnico de la Ecorregión, se debe crear un Comité Interinstitucional Nacional que acompañe a la Gobernación del Magdalena y a los municipios para resolver la problemática. Además de la emergencia, en su visita el ministro pidió tomar acciones de seguridad alimentaria y revisar detalladamente el plan de saneamiento básico de la zona.

Desde el Comité Técnico Interinstitucional de la Ecorregión Ciénaga Grande de Santa Marta, también se planteó una estrategia conjunta de intervención inmediata para determinar la contaminación por pérdida de recursos biológicos y alternativas de subsistencia para los pobladores.

Aunque mucho se ha criticado a Corpamag por permitir que la situación llegara a este punto y por su presunta laxitud con las actuaciones del sector privado, su director Carlos Francisco Diazgranados, recordó la necesidad de convocar a otras instancias. “El Ministerio de Agricultura podría apoyar con proyectos productivos a los pobladores de la Ciénaga y con alternativas diferentes a la pesca para disminuir la presión sobre el cuerpo de agua”. Díazgranados también hizo un llamado a todas las instituciones nacionales, regionales y locales para intervenir en el manglar.

Por su parte, el alcalde de Sitio Nuevo, José Manuel Gómez Meléndez, dijo que es necesario recanalizar los caños Aguas Negras, Clarín y el caño del Burro, para llevar agua a la Ciénaga. Mientras que José Donato, líder de los pueblos palafitos, le pidió ayuda al ministro.  “El agua que consumimos no es un agua apta para el consumo humano, hay una contaminación inmensa”, comentó.

El ministro Murillo dijo que el tema de la Ciénaga es prioridad para el presidente Juan Manuel Santos. “Por instrucciones del presidente Santos vamos a hacer todo el esfuerzo para que el Comité opere bien y para que podamos conseguir recursos adicionales”. Murillo también reconoció que la población tiene motivos suficientes para no creer en las palabras del gobierno. “Tienen todas las razones para estar frustrados, pero al menos les pedimos que nos den esta oportunidad”, admitió en su recorrido por la Ciénaga Grande de Santa Marta.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.