Debido a su comportamiento evasivo, el Coatí de montaña (Nasuella olivacea) es conocido como el fantasma de los Andes. En consecuencia con este apelativo, la información que se tiene de este mamífero es muy limitada. Dentro de lo poco que se sabe de él está que solamente se encuentra en los bosques alto andinos y páramos de Colombia y Ecuador y que es fundamental en estos ecosistemas por ser dispersor de semillas y controlador de plagas.

Le recomendamos: El enternecedor video de un oso de anteojos llevando a bañar su cría

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que es una organización internacional dedicada a la conservación de los recursos naturales, clasifica esta especie a nivel global como Datos Deficientes (DD). A pesar de este anonimato, algunos investigadores la sugieren como Casi Amenazada (NT).

Por eso es tan importante lo que ocurrió en Cota, Cundinamarca. El equipo técnico del Bioparque La Reserva logró la reproducción y supervivencia en cautiverio de una cría de Coatí de montaña. Con este nacimiento se han logrado registrar datos de su comportamiento reproductivo nunca antes reportados, los cuales permitirán el desarrollo de un protocolo de manejo nutricional, sanitario y de infraestructura para Coatí de montaña en cautiverio y conservación de esta especie.

Le puede interesar: El increíble momento en el que una ballena y un delfín sacan a pasear a sus crías

“La cría es una hembra de dos meses de edad y goza de excelente salud, además se ha realizado un seguimiento riguroso de peso cada semana, mediciones y exámenes físicos”, explica Iván Lozano-Ortega director general de la Fundación Bioparque La Reserva. Según Lozano, “este éxito es el resultado de un trabajo científico que comenzó hace más de quince años”.

Bioparque es el único lugar del mundo que cuenta con cuatro parejas de estos animales en cautiverio (4 hembras y 4 machos). En noviembre del año pasado, envió una de estas parejas al Parque Jaime Duque en Briceño, Cundinamarca, con el objetivo de establecer una nueva colonia cautiva y realizar un trabajo de educación y sensibilización en la comunidad. Se espera que la cría alcance la madurez sexual y sea parte de las colonias fundadoras cautivas para continuar con el programa de conservación Ex situ de Coatí de montaña liderado por esta fundación.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.