“Este es un paso más en la defensa del medioambiente y los recursos naturales y un aporte para contrarrestar los efectos del cambio climático”. Así comenzó Juan Manuel Santos su discurso en la ceremonia en la que, por medio del principio internacional de precaución, anunció la protección de 1.450.000 nuevas hectáreas que se suman al 1.660.000 que habían anunciado el ministro de ambiente, Gabriel Vallejo, y la directora de Parques, Julia Miranda, hace un mes.  

Esto quiere decir que en total hay 3.110.000 nuevas hectáreas protegidas bajo la figura del principio de precaución. Esta figura tiene una duración de dos años después de los cuales las corporaciones autónomas regionales (CAR) deberán haré el proceso necesario para incluirlas en las áreas protegidas a nivel nacional. Eso implica que en esos dos años las CAR deben hacer los estudios sociales, económicos y ambientales necesarios así como las socializaciones  y consultas previas. 

La conservación de estos lugares, zonas de especial importancia ecológica, beneficia a todos los colombianos porque hacen parte del patrimonio natural colombiano, uno de los más biodiversos del mundo. Además, este acto le pone una puerta de hierro a actividades como la minería, el petróleo y otros intereses económicos.

Estas áreas incluyen selvas, páramos y humedales que son los encargados de regular el clima y proveerle agua a todo el país.  Que se protejan estas áreas equivale a proteger la totalidad del territorio del departamento de Santander, lo que es una proeza en un país en el que 318 municipios sufren desabastecimiento de agua y en el que hay 205 toneladas de mercurio en sus ríos.

Esta, sin embargo, no es la primera lanzada en pro de la conservación de Santos. En 2012 en la cumbre de Río + 20 se comprometió a ampliar el Chiribiquete, promesa que cumplió en 2013 al ampliarlo de 1,3 millones a 2,8 millones de hectáreas.  En esa misma cumbre la misión colombiana logró que se aprobara su propuesta de crear unos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que en septiembre de este año serán debatidos en las Naciones Unidas para reemplazar los objetivos del Milenio (ODM). En su momento el entonces ministro de ambiente, Frank Pearl, describió esto como “el logro diplomático, político y ambiental más importante de Colombia en su historia”. Esta vez, como lo dijo Santos, esta es una "acción que ayudará a cumplir la meta anunciada el 20 de julio de reducir en un 20 por ciento las emisiones de carbono de Colombia".

La figura usada para declarar estas áreas, el principio internacional de precaución, es un principio general ambiental que impone a las autoridades administrativas el deber de adoptar las medidas necesarias para proteger el medioambiente cuando existen indicios o evidencias de que los valores naturales y el interés colectivo están en peligro de sufrir un daño grave e irreversible.

Con el principio de precaución se protegieron nuevas áreas en 57 regiones diferentes como: Santander, Norte de Santander, Chocó, Caquetá, Guajira, Boyacá, Tolima, Córdoba, Huila, Caldas, Valle del Cauca, Nariño la región Orinoquia y la región Amazonía. 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.