Colombia sufre con frecuencia los estragos de fenómenos de variabilidad climática y pasa rápidamente de intensas temporadas de sequía a fuertes lluvias. Aunque ahora se esté pasando por una temporada de lluvias, no hay que olvidar que el año pasado Colombia vivió un intenso fenómeno del niño que causó sequías en varios departamentos y múltiples incendios en diferentes partes del país.

Las grandes conflagraciones rebosaron la capacidad técnica de las diversas instituciones  que intervienen en el control de estos desastres. En ese momento el presidente Juan Manuel Santos ordenó la unión de esfuerzos para estar más preparados frente a las catástrofes.

Con base en esa orden la Fuerza Aérea anunció la adquisición del sistema de extinción de incendios más poderoso del mundo  y el primero en América Latina.

Se trata del Sistema Modular Aerotransportado contra Incendios “MAFFS II” (Modular Airborne Firefighting System), recientemente adquirido en Estados Unidos, y que está diseñado para los aviones Hércules C-130. Este sistema permite descargar 3.000 galones de agua, seis veces más que los Bambi Bucket que usualmente emplean los helicópteros de la Institución.

Al interior del avión se encuentra un tanque con capacidad de 3.000 galones de agua presurizada, descargando el líquido a través de una válvula ubicada en la puerta izquierda, a diferencia de otros sistemas similares que exigen mantener la puerta trasera abierta todo el tiempo, lo cual afectaba el rendimiento de la aeronave.

 “Implementamos este equipo de altísima ingeniería que nos permitirá hacer un ataque directo a incendios de gran magnitud. Una de sus ventajas es que se puede incorporar al avión Hércules sin hacerle ninguna modificación definitiva y en un promedio de tres horas queda  listo para despegar”, dijo el coronel Rodrigo Zapata Romero, director de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Colombiana.

El moderno sistema ya fue probado en el Comando Aéreo de Combate No. 2 de Apiay, Meta, durante dos semanas y hará parte de las nuevas herramientas del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres. El equipo permite efectuar seis descargas de 500 galones o una sola de 3.000 galones, ubicando a Colombia como una potencia regional para contrarrestar las graves consecuencias de incendios de gran magnitud dentro y fuera del país.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.