Desde el mismo instante en que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) otorgó la licencia ambiental para la construcción de una sub-estación en la isla de Gorgona, la polémica parece no tener fin. Empezando por la licencia que fue emitida extrañamente un 31 de diciembre (en el 2015), pasando por la poca socialización de los detalles que solo se conocieron a finales del año pasado, hasta la intervención de la Procuraduría en el asunto, el proyecto no ha salido del ojo del huracán.

Y es que mientras científicos, ambientalistas y otros sectores no han dudado en sentar su voz de protesta, ante lo que parece ser una intervención poco planificada; las Fuerzas Armadas, si bien han explicado la intervención con algunos argumentos de peso, también han caído en el error de desmentir el trabajo de quienes más conocen la zona: el Comité Científico del Parque Nacional Natural Gorgona. Esta junta emitió un concepto fuertemene argumentado sobre la inconveniencia de la construcción en la isla.

La primera en salir en defensa de los académicos fue la directora de Parques Nacionales, Julia Miranda, quien a través de Semana Sostenible se refirió al tema e hizo un llamado para que la Armada trabaje de la mano con Parques y los científicos de la entidad.

Sin embargo, este jueves, los integrantes de dicho comité decidieron publicar una carta abierta al presidente Juan Manuel Santos pidiendo claridad respecto al proyecto y cuestionando si la decisión es más un pulso político que técnico. A continuación reproducimos la comunicación en su totalidad:

26 de junio de 2017

Carta abierta al Sr. Presidente de la República de Colombia

Dr. Juan Manuel Santos Calderón

ASUNTO: Construcción de sub-estación de Guardacostas en el Parque Nacional Natural Gorgona

Excelentísimo Señor Presidente Santos,

Los miembros del Comité Científico del Parque Nacional Natural Gorgona hemos leído con estupor las recientes declaraciones del contralmirante Andrés Vásquez en la revista en línea Semana Sostenible. No solo nos sorprende la arrogante postura del contralmirante Vásquez, sino su irrespeto y muy ligera descalificación, sin evidencia ni argumentos, de nuestro Comité Científico con relación a nuestra posición en contra de la construcción de una sub-estación de guardacostas en la isla Gorgona. Tal actitud de arrogancia y descortesía no está a la altura de un oficial de insignia de las Fuerzas Armadas de Colombia.

Entre sus declaraciones el contralmirante Vásquez afirma que “En los informes que ha sacado el Comité Técnico Científico no hay ni una sola cifra, todos son argumentos sostenidos de nada”. No solo desconoce con una ligereza deslumbrante el contenido del material presentado en los informes elaborados por el Comité Científico de Gorgona, sino que además ignora una larga y bien conocida historia de investigación en la isla Gorgona por numerosos científicos nacionales e internacionales, y de manera insultante descalifica a un cuerpo de reconocidos científicos nacionales, con una larga y bien reconocida trayectoria de estudios (la mayoría con doctorado) y de investigación en la isla, que hacemos parte de este comité. Desconoce también el contralmirante Vásquez las recomendaciones de la Academia de Ciencias Exactas Físicas y Naturales y del exviceministro del Medio Ambiente, Ernesto Guhl, en contra de construir la sub-estación de guardacostas en un área de inmenso, probablemente inestimable, valor que ha sido reconocida internacionalmente como un tesoro y es parte de nuestro patrimonio natural.

A pesar de que conocemos y hemos aportado en detalle las cifras y los hechos técnicos que respaldan nuestra posición en contra de la construcción de la subestación de guardacostas, como ciudadanos reconocemos también que, en últimas, se trata de una decisión más de tipo político que técnico la que se desea tomar con respecto a esta situación. Somos conscientes, ya que a algunos de nosotros nos ha tocado vivirlo en carne propia, de la situación de crimen e inseguridad que con frecuencia se vive en el Pacífico colombiano y estamos de acuerdo en que necesita atención con una mayor presencia militar y mejor capacidad de respuesta. Sabemos que Gorgona es una isla estratégicamente localizada que facilitaría esa tarea. No obstante, es claro que la isla Gorgona fue designada desde 1984 como área protegida, con estatus de Parque Nacional Natural, con unos propósitos y usos específicamente asignados a la conservación e investigación del patrimonio natural que ella alberga y que esos usos son incompatibles con operaciones militares, menos aún con la construcción y presencia continua de instalaciones militares. Aun así, si las condiciones de inseguridad lo exigen Gorgona se podría usar para construir una sub-estación de guardacostas, pero ello, sin lugar a dudas, implicaría sacrificar la isla y lo que ella representa nacional e internacionalmente en aras de una mayor seguridad. Este argumento ha sido elaborado de manera clara y elegante por Ernesto Guhl en un artículo de prensa. Presenta así pues esta situación un serio dilema para el gobierno: dado que cualquier obra y aumento de personal, y particularmente la operación de un radar, en la isla implica un impacto inevitable, ¿justifica el beneficio de una mayor seguridad el impacto que sufrirá isla Gorgona como área protegida? Nuestra respuesta es un rotundo NO.

A diferencia de la manera en que el contralmirante nos descalifica, desde el inicio hemos reconocido la importante labor que hace la Armada Nacional para brindar unas adecuadas condiciones de seguridad en el Pacífico y reconocemos el valioso servicio que presta en las costas colombianas. Pero no por ello estamos de acuerdo en que se utilice la isla Gorgona para actividades militares por mínimas que se argumenten.

Como científicos comprometidos y como ciudadanos que amamos y respetamos a nuestro país, nos sentimos en la obligación de dar nuestra recomendación profesional a usted y a las entidades del gobierno para que tomen la mejor decisión que represente el mayor beneficio colectivo para el país y sus ciudadanos. Pero no aceptamos ser víctimas de una campaña de desinformación sin la menor vergüenza por parte de personas que deberían dar ejemplo de respeto, ética y caballerosidad.

Con todo respeto le solicitamos a usted y a su gobierno que tomen de manera oportuna una decisión sobre si se debe construir o no una sub-estación de guardacostas en el Parque Nacional Natural Gorgona. Después de aportar los argumentos técnicos por los cuales consideramos que no debe construirse una sub-estación de guardacostas en isla Gorgona, consideramos que esta es, a estas alturas, una decisión más política que técnica, que su gobierno debe tomar y asumir con responsabilidad. Si decide usar Gorgona como cuartel de guardacostas, esperaremos que se asumirán las consecuencias ambientales y políticas de esa decisión. Nosotros preferiríamos que dejaran a Gorgona tranquila como lo que es y se destaca mundialmente: un área para la protección de nuestro patrimonio natural.

 

Cordial y respetuosamente,

Comité Técnico Científico del Parque Nacional Natural Gorgona

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.