Al Botadero de Doña Juana llegan cada semana alrededor de 40 toneladas de ropa. Lo que quien bota su ropa no sabe, es que muchas de las fibras de la ropa son tóxicas y pueden ocasionar taponamientos incontrolables. 

Lo que puede resultar sorprendente es lo comunes que son esas fibras. Tómese un instante para revisar las etiquetas de las prendas que llevas puestas. ¿Aparece en alguna de ellas rayón, nylon, poliéster o acetato? Lo más probable es que sí. 

Si sus prendas tienen imágenes, es también muy posible que en su elaboración se haya utilizado un proceso conocido como sublimación, por medio del cual se transfieren esas imágenes a la prenda utilizando tintas tóxicas. 

Claudia Patricia Zuluaga García, Profesora del Programa de Diseño y Producción de Moda de la Corporación Unificada de Educación Superior (CUN), desde donde se está emprendiendo una campaña para la moda sostenible, recomienda unas sencillas acciones para vestir de manera más inteligente. 


1. Usar prendas en materiales como algodón, hilo y lana


2. Evitar el uso de textiles como el: rayón, el nylon, el poliéster y el acetato.


3. Rechazar prendas que sean objeto de transferencia de imágenes con tintas tóxicas.


4. Personalizar prendas, modificándolas para su re-uso.


5. Sugerir a la industria que las prendas vengan etiquetadas con una marca que indique que es amigable con el medio ambiente.


Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.