Cortesía UNCCC.

Estos son los puntos principales de la Convención marco de Lucha Contra el Cambio Climático de la ONU, cuyo anteproyecto fue debatido durante diez días, hasta este jueves, en Bonn por 196 participantes.

Un nuevo borrador debería estar listo en octubre, antes de ser sometido a partir del 30 de noviembre a la Conferencia Ministerial de París (COP21). Estos fueron los principales puntos que dejó la reunión.

Cómo repartir el esfuerzo

Es la principal controversia, que domina todas las demás: los países en desarrollo, liderados por China, quieren un tratamiento diferenciado con respecto a los países industrializados que históricamente generaron el problema de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la contaminación. Estos a su vez replican que están liderando desde hace años la reducción de emisiones de gases.

China quiere que esta división países ricos/en desarrollo sea mantenida, como sucede desde la primera convención marco de 1992. Otros proponen opciones intermedias.

La COP de Lima, en noviembre pasado, produjo un texto final que evocó el "principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (...) en función de las diferentes circunstancias nacionales".

La adaptación al cambio climático

El segundo capítulo de la convención, muy defendido entre otros por los países latinoamericanos, que destacan que ya es demasiado tarde como para interrumpir el calentamiento del planeta. 

"Es fundamental que haya una referencia muy explícita al tema de adaptación, de cómo hacemos para hacer frente a aquellos impactos que van a ocurrir, hagamos lo que hagamos, reduzcamos las emisiones que reduzcamos" declaró a la AFP el viceministro peruano de Medio Ambiente, Gabriel Quijandría.

"Ya no hay países desarrollados que intenten quitarle importancia a la adaptación", aseguró la negociadora francesa, Laurence Tubiana.

Algunos estados, como las islas que se verán muy afectadas por la subida del nivel de los océanos, reclaman además que se incluyan provisiones por "pérdidas y daños", un concepto muy controvertido.

La financiación

Los países en vías de desarrollo exigen que los países avanzados concreten cómo van a desembolsar los 100.000 millones de dólares prometidos para 2020, y que servirían en particular para acelerar su  adaptación a las energías limpias.

Quijandría, que copreside los trabajos de un Fondo Verde que debe recibir parte de esos fondos, se prepara para presentar proyectos en octubre, lo que incrementaría la presión sobre los países ricos.

Objetivos a largo plazo

El acuerdo para limitar la subida de la temperatura del planeta a 2ºC fue fijado en la conferencia de Copenhague de 2009. Pero hay un desacuerdo profundo sobre cómo lograrlo.

De aquí a diciembre, los países deberían presentar sin excepción sus objetivos de reducción de emisiones de gas con efecto invernadero. De las 196, hasta la fecha sólo lo han hecho doce países y los 28 de la Unión Europea.

La forma jurídica del acuerdo, los mecanismos de control y de revisión mutua.

Si se elige la fórmula de un protocolo, como en Kioto, los parlamentos deberán ratificarlo. Si se trata de una declaración política, forzosamente su impacto será menor.

En la concienciación y en las capacidades de cada país radican las diferencias.

México, uno de los escasos países que ha votado una ley sobre cambio climático, aboga por un acuerdo con entidad jurídica.

"Como nos percibimos como altamente vulnerables al cambio climático, tenemos una ley" explicó a la AFP el subsecretario de Medio Ambiente, Rodolfo Lacy.

También está en el aire si los compromisos de reducción de gases formarán parte del acuerdo o serán simplemente anexos. Y si habrá controles mutuos de reducción, y bajo qué criterios científicos.

En todo caso, está descartado un sistema de sanciones, como en otras instituciones del sistema de Naciones Unidas.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.