El contexto es favorable a la conclusión de un acuerdo sobre el clima en la Conferencia de París que tendrá lugar en diciembre, afirmó el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius, recalcando empero que alcanzarlo será sumamente difícil.

"Creo que si es un éxito", París será "el comienzo de una nueva situación", dijo Fabius, que presidirá la Conferencia (COP21). 

Los representantes de 195 países y de la Unión Europea se reunirán a fines de noviembre con el objetivo de llegar a un acuerdo que limite a 2 grados centígrados el calentamiento climático con respecto a la era preindustrial. El último intento de alcanzar un acuerdo mundial sobre el clima fracasó en 2009 en Copenhague.

Fabius estimó que en esa ocasión los negociadores "no pudieron preparar suficientemente los temas antes de empezar la Conferencia". Además, predominó la idea de que "en los últimos días los grandes dirigentes llegan y solucionan las cosas en lugar de los congresistas"; y "eso no marcha".

Para evitarlo, la propuesta es que "los jefes de Estado y de gobierno vengan al principio de la conferencia, para enviar un mensaje político positivo".

El canciller francés consideró que esta vez hay "razones objetivas" para esperar un éxito. "Lamentablemente la situación se ha degradado y por ello la necesidad de llegar a un acuerdo político sobre el cambio climático es hoy más fuerte que antes", explicó. Asimismo, "científicamente, hay mucha menos contestación sobre la realidad del fenómeno y sobre su origen humano".


Paralelamente, "las empresas y los medios económicos son muy sensibles" al tema.

China, un cambio importante

"El mundo de las finanzas empieza a moverse en materia de clima", señaló Fabius, aludiendo al hecho de que ciertos inversionistas se alejan del carbón en beneficio de energías más limpias.

Citó en particular a la "agencia de calificación Standard and Poor's, que acaba de incluir el riesgo climático entre sus elementos de calificación", y el “Bank of America-Merrill Lynch, que decidió dejar de financiar centrales de carbón tradicionales".

En octubre pasado, en la reunión en Lima del FMI y del Banco Mundial, una sesión especial fue dedicada al clima. "Es una actitud bastante nueva", dijo.

En el plano político, el presidente estadounidense Barack Obama y los dirigentes chinos "se comprometieron en la lucha contra el cambio climático, cuando son los dos principales emisores" de gases de efecto invernadero del mundo, señaló el ministro.

La posición china es "evidentemente un cambio importante", estimó Fabius, declarándose "convencido" de que la realidad de sus esfuerzos sobre el clima "sobrepasará incluso sus compromisos".

No obstante, el canciller francés afirmó que hay "que ser prudente, muy prudente", ya que "poner de acuerdo a 196 partes es una dificultad extrema".

Entre los temas "complicados", citó en particular "las cuestiones de financiación" de la lucha contra el calentamiento climático.

Respecto a los compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, solo 38 países (un tercio de las emisiones mundiales) presentaron hasta ahora sus contribuciones.

"Espero, pero no tengo certeza ninguna, que en el momento de la Conferencia de París estemos a por lo menos 90 por ciento de las emisiones", dijo Fabius.

"A fin de año, tendremos, por un lado, los compromisos en cifras de los países, y por otro los compromisos de grandes empresas, de sectores económicos, de instituciones financieras, lo que va a dar una aspecto sumamente concreto a la lucha contra el calentamiento climático", añadió.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.