En el Hall seis de Le Bourget, lugar de la XXI cumbre de cambio climático COP21, se ultima el primer acuerdo global contra este fenómeno. Después de pasar la noche del miércoles en vela, las cabezas de los grupos negociadores, ministro y viceministros del mundo entero, lograron entregarle a Laurent Fabius, presidente de la COP21, un nuevo texto (consulte la nueva versión del acuerdo aquí) que fue aprobado y presentado el jueves a las 9:00 p.m. hora París. Es, a la fecha, el documento más corto de todos. El anterior tenía 29 páginas y este tiene 27. Asimismo, el número de corchetes, que muestran los puntos sobre los que las delegaciones no han logrado ponerse de acuerdo, se redujo a cerca de 50; un avance en comparación con el texto del sábado en el que había más de 900. Sin embargo, la presentación del texto final fue aplazada por el mismo Fabius del viernes en la tarde para el sábado por la mañana.

El punto que mayor discrepancia ha suscitado es el que define si los países desarrollados deben asumir mayores cargas, de ejecución y financieras, que el resto. Lo más espinoso de este tema es si los países desarrollados deben financiar la adaptación de los países en desarrollo. Para Colombia, un país catalogado como de ingreso medio, lo que se concluya en esta discusión es clave pues de cambiar la reglas de juego no solo podría dejar de recibir dinero de cooperación internacional para financiar proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático, sino que probablemente tendría que aportar para que otros países más vulnerables como las Islas del Pacífico pudieran adaptarse.

Se decidió, además, que desde 2020 debe existir un fondo de 100.000 millones de dólares anuales que serán entregados por los países desarrollados, aunque todavía no se ha cerrado la puerta para que los países emergentes, como Colombia, tengan que aportar a ese fondo.

Según dijo Fabius en la noche del jueves, “estamos muy cerca “de lograr un acuerdo. Este último borrador, además, le quita peso a las metas de reducción de emisiones mundiales de gases efecto invernadero ya que del texto quedaron eliminadas las opciones que preveían recortes entre el 40% y el 95% de las emisiones para 2050 respecto a lo que se había emitido hasta 2010. En el texto quedó una opción mucho más débil: "llegar a la neutralidad de las emisiones en la segunda mitad del siglo”.

Esta decisión ha decepcionado a muchas ONG y a miembros de la sociedad civil que argumentan que al hablar de “neutralidad” y no de metas concretas el acuerdo les permite a los países productores de petróleo seguir usando combustibles fósiles por mucho tiempo.

Otro punto álgido ha sido si la meta de temperatura máxima a la que puede llegar el planeta debe ser 2°C o 1,5°C. En la última versión del documento queda decidido que la meta serán los 2°C dejando abierta la puerta a rebajar esa meta a los 1,5°C. Para ver si se logra esa rebaja se harán revisiones cíclicas cada cinco años a los acuerdos de París, uno de los puntos promovidos por Ailac el grupo negociador al que pertenece Colombia.

El punto sobre el que menos se ha trabajado es el de pérdidas y daños. Para países como las Islas del pacifico este punto es importante pues en muchas de sus regiones el cambio climático ya ha tenido efectos irreversibles como la perdida de pueblos enteros, hambrunas y el desplazamiento de miles de personas. Los países desarrollados, sin embargo, dan rodeos sobre este punto pues si aceptan asumir la responsabilidad por estos daños y pérdidas tendrían que asumir los pasivos que estos implican.

Algo que ha causado indignación general sobre el nuevo texto del acuerdo es que elimina de tajo cualquier mención sobre derechos humanos. Esto, según los observadores, se debe a que el Reino Unido, Noruega, Estados Unidos y otros países desarrollados se fueron en bloque para eliminar este punto como retaliación a los países en desarrollo que no daban tregua en el tema de pérdidas y danos.Por ahora solo queda esperar a que las partes se reúnan y decidan cual será el futuro del mundo si derretirse o sobrevivir.

*El cubrimiento presencial de Semana Sostenible en la COP es posible gracias al apoyo de PNUD, WWF y la Fundación Natura

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.