Hay algo claro: si Colombia logra un escenario de posconflicto, el Estado podrá acceder a lugares donde nunca antes había llegado. Cuando eso ocurra, el gran reto del país será utilizar todos esos recursos de una manera sostenible y  generar nuevas oportunidades para todos los colombianos.

Esa parece ser la gran conclusión que dejó el encuentro sobre Colombia en la Semana Global del Crecimiento Verde (GGGW) que se desarrolla, desde el lunes 5 de septiembre hasta el próximo viernes, en la Isla de Jeju de Corea del Sur. Un evento internacional organizado por el Instituto Global de Crecimiento Verde (GGGI).

Durante casi dos horas la subdirectora de Desarrollo Ambiental del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Silvia Calderón;  el director general de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, Alejandro Gamboa; y la representante del GGGI en el Colombia, Carolina Jaramillo, explicaron a los asistentes cómo se proyecta el país en su estrategia de crecimiento verde y cómo el proceso de paz es clave en esta apuesta.

El primer punto que se resaltó es que, aunque en el Plan Nacional de Desarrollo 2014 - 2018 hay un capítulo entero dedicado al crecimiento verde, el Gobierno está en la construcción de una misión que se plantea hasta el 2030. Allí se subrayó que, pese a que Colombia tiene un fuerte desarrollo económico este no necesariamente es sostenible y resistente a los efectos del cambio climático. 

“Colombia tenía unas tasas de crecimiento que venían siendo muy altas, pero que están cayendo. Ahora se debe aprovechar el gran potencial que tiene el país en su gente, su industria, su agricultura, y potencializar estos factores. (...) Tenemos que mejorar nuestra productividad en el uso del agua, del suelo, la energía”, explicó a Semana Sostenible Silvia Calderón.

Para ella, ese es uno de los grandes retos. El país tiene 25 millones de hectáreas aptas para la agricultura, sin embargo solo se usan seis. Asimismo hay 20 millones de hectáreas aptas para ganadería y actualmente se usan cerca de 40 millones. “Estamos haciendo un uso inadecuado del suelo”, dijo Calderón.

La subdirectora del DNP explicó cuáles podrían ser los temas en los que se enfocará la nación: “primero, Colombia potencializará la productividad del agua, la tierra y el capital humano. Segundo, está el tema forestal, tenemos que asegurarnos de que nuestros bosques estén protegidos, pero también podemos aprovechar la vocación forestal que tiene el país. Y tercero los temas de energía renovable y eficiencia energética, y la adaptación al cambio climático”. 

Sin duda, los objetivos principales de esa misión serán mejorar el uso eficiente de los recursos, buscar nuevas oportunidades económicas y tener unas políticas responsables.

Y es que Colombia reúne las características, factores y condiciones que deben llevar a la búsqueda inmediata de esta forma de crecimiento. No solamente son los bajos niveles de productividad, sino que posee una economía poco diversificada y altamente vulnerable a los impactos del cambio climático, sin contar que el país ha sufrido una alta degradación de los recursos ambientales.

Pero aunque no sea tan alentador el diagnóstico actual, Colombia tiene de dónde agarrarse para salir adelante y lograr estos objetivos. Cuenta con una gran biodiversidad y riqueza natural que sirve para promover los negocios verdes, además de tener que cumplir con los compromisos internacionales, como los pactados en el Acuerdo de París en diciembre pasado. 

El apoyo

“Colombia es un país que necesita desarrollar esta agenda. Es momento de que tengamos una convergencia del acuerdo de paz y la oportunidad de implementar un crecimiento verde. Hacerlo es importante y por eso llamamos a la comunidad internacional para que se una. Tenemos casi la mitad de un país donde no se ha hecho mucho y ahora podemos hacer de todo, pero ojalá sea con esta óptica”, comentó Alejandro Gamboa.

Durante la presentación de Colombia, el director de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional presentó la iniciativa Colombia Sostenible, que es apoyada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y que tiene como fundamento los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS).

Este proyecto, que se visiona para los próximos 15 años, busca maximizar varios aspectos: el desarrollo rural, el medioambiente y los dividendos económicos y sociales que dejará la paz en Colombia. La idea, según explicaron, será lograr un uso eficiente y sostenible de esa riqueza en biodiversidad y se trabajará, sobre todo, en las zonas más afectadas por el conflicto armado.

El objetivo, según Gamboa, es recaudar 600 millones de dólares para este proyecto. Hasta el momento se ha conseguido un poco más de 220 millones de dólares.

“Aquí se incluye el aporte de la declaración conjunta de Noruega, Alemania y Reino Unido de 200 millones de dólares, más los recursos adicionales que han preanunciado Suecia, Suiza y Canadá de 21 millones. Este fondo está en estructuración, aún no se ha aprobado y ya podemos tener una canalización importante de recursos”, expresó.

Desarrollar esta iniciativa en un escenario de posconflicto es posible, no solamente gracias al apoyo internacional, sino porque Colombia tiene el potencial: alberga el 10% de la biodiversidad del planeta. Además de eso, el hecho de que el Estado pueda acceder a zonas que antes eran impenetrables permitirá combatir, entre otros, la deforestación que se da en el 75% de las zonas fuertemente afectadas por el conflicto armado.

“El rol de la comunidad internacional en este momento histórico es muy importante, no solo por el apoyo financiero, sino por el apoyo político y el acompañamiento de buenas experiencias de países que han pasado por circunstancias similares. Es por eso que le damos tanta importancia”, dijo el director de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional.

Al final de la presentación, Mary Robinson, expresidenta de Irlanda y defensora de la paz y de los Derechos Humanos, expresó su apoyo al país y aseguró que entendía perfectamente la situación que está viviendo Colombia.

Mary Robinson dijo que, con la experiencia de lo que ocurrió en Irlanda, entiende lo difícil que es ver morir tanta gente a causa de una guerra. Y por eso está segura de que la paz, definitivamente, genera nuevas oportunidades de desarrollo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.