El calentamiento global es inminente. Los efectos del cambio climático se sienten en todo el mundo y se requieren medidas urgentes para detenerlos. Aunque de este tema se ha hablado bastante, en la XXI Conferencia de las Partes (COP21) sobre el Cambio Climático, celebrada en París el año pasado y que reunió a representantes de más de 150 países del mundo, quedó claro que el tema se está saliendo de las manos.

No en vano, el presidente de Francia, François Hollande, abrió el evento anunciando que “nunca antes el mundo había enfrentado un desafío tan grande”. Luego, su homólogo estadounidense Barack Obama, afirmó que ese podría ser “el momento en el que por fin decidimos salvar nuestro planeta”. Y como si eso fuera poco, el director de la Agencia Internacional de Energía, Fatih Birol, se refirió a la Cumbre como “nuestra última esperanza”.

Podría leer: ¡Se adopta tratado histórico para luchar contra el Cambio Climático! 

El crecimiento verde dejó de verse como una opción y se convirtió en la única alternativa para salvar el mundo. Se ha dicho que, sin duda, todos los países deberían lograr un modelo de desarrollo económico que sea sostenible y amigable con el medio ambiente.

La Cumbre  puso el dedo en la llaga, y ahora le corresponde a la Semana del Crecimiento Verde (Global Green Growth Week, GGGW) mirar qué es lo que están haciendo algunos países y qué tanto se ha avanzado.

El evento, que reúne a importantes líderes del mundo se lleva a cabo desde este lunes y hasta el próximo viernes 9 de septiembre en la isla Jeju (Corea del Sur) y es organizado por el Instituto Global de Crecimiento Verde (GGGI), una organización internacional fundada en 2012 que busca la integración de los objetivos del crecimiento económico con la sostenibilidad del medio ambiente y que trabaja con los sectores público y privado. Aunque Colombia aún no hace parte de esta entidad, su vinculación está en proceso.

Durante los días del GGGW, países como Costa Rica, Ruanda, Uganda, México, Colombia, entre otros, contarán sus avances en el tema, mientras que Corea del Sur mostrará cómo logró convertir el crecimiento verde en una política de Estado.

En esta semana, los líderes también enseñarán a los participantes del evento cómo lograr vender estos proyectos verdes, qué se necesita y cuáles son las estrategias para lograr que posibles inversionistas se decidan.

Justamente ese fue el caso de representantes de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), los Países Bajos y el Banco de Desarrollo Africano, que este lunes dictaron un taller donde dieron a conocer algunas políticas responsables, proyectos líderes en el mundo y modelos de negocio sostenibles.

Colombia tendrá su participación este miércoles y estará representada por Silvia Calderón, subdirectora de Desarrollo Ambiental del Departamento Nacional de Planeación; Alejandro Gamboa, director general de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, y Carolina Jaramillo, representante del GGGI en el país.

El papel de Colombia en el evento será muy importante, sobre todo porque el país ha decido apostarle al crecimiento verde. No solo se dedicó un capítulo entero a este tema en el Plan Nacional de Desarrollo 2014 - 2018,  sino que en la Cumbre de París el país se comprometió, entre otras cosas,  a que en 2020 bajaría a cero la deforestación en la Amazonía y a disminuir en un 20%  las emisiones de gases de efecto invernadero.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.