En lo que ha sido catalogado como uno de los decomisos más grandes de madera ilegal de los últimos meses, la Infantería de Marina y funcionarios de la Corporación Autónoma Regional del Sur de Bolívar (CSB) incautaron cerca de 300 metros cúbicos de madera en el municipio de Magangué al sur del departamento de Bolívar.

Los traficantes transportaban la madera amparados en dos salvoconductos que habían sido otorgados por Corpomojana, pero estos solo cobijaban 80 metros cúbicos, es decir, transportaban casi tres veces más de lo autorizado. Para la obtención de la madera se estima que se causó daño a 10 hectáreas de bosque y su precio en el mercado rondaría 220 millones de pesos en el mercado.  

“El Sur de Bolívar es una de las regiones más vulnerables del país en términos de tráfico ilegal de especies de fauna y flora silvestre, esto, que sumado a otras actividades ilícitas como la minería criminal, exigen mayor capacidad y demanda de acciones interinstitucionales”, dijo el ministro de Ambiente Luis Gilberto Murillo.

El titular de la cartera ambiental conminó a las instituciones para que estén comprometidas en la persecución de este tipo de prácticas, “desde el Ministerio de Ambiente en coordinación con la Dirección de bosques, biodiversidad y servicios ecosistémicos se tomarán medidas urgentes para atender las debilidades de la Corporación y buscar su fortalecimiento”.

Desde hace unos meses situaciones similares se presentan en el departamento de Córdoba donde al parecer las bandas criminales tienen como principal fuente de financiación el tráfico ilegal de madera. “Esta es una situación que no podemos permitir, pues en los recursos naturales está el desarrollo sostenible de los territorios”, puntualizó Murillo.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.