En términos ambientales, la deforestación es la principal preocupación que tiene el país en este momento. La transformación de los bosques para convertirlos en pastizales, sembrar cultivos de coca, para facilitar proyectos de infraestructura o para explotar la madera y los recursos minerales que los componen es el principal aporte de Colombia al calentamiento global.

Además, a medida que avanza la destrucción de los bosques primarios no solo aumentan las emisiones contaminantes a la atmósfera, sino que se esfuman las posibilidades de que el país honre los compromisos que ha adquirido internacionalmente para enfrentar el cambio climático. Como se sabe, la gran mayoría de los recursos que los países extranjeros han prometido para financiar esta lucha están supeditados a la reducción de la deforestación.

Le puede interesar: Los “guerreros” contra la deforestación en el Caquetá

A pesar de que el gobierno ha puesto este tema entre sus prioridades mediante estrategias como Visión Amazonia o las Burbujas contra la deforestación, lo cierto es que se trata de una lucha descomunal en la que los avances generalmente están seguidos de algunos retrocesos. Por ejemplo, aunque entre 2013 y 2014 la tasa de deforestación se redujo, el año pasado volvió a subir y alcanzó las 140.000 hectáreas.

Lea aquí: Deforestación en las puertas de la Amazonía

Las cifras oficiales del 2016 aún no se conocen, pero a juzgar por las alertas tempranas que ha emitido el IDEAM en el último semestre del año pasado y en los dos primeros meses de este, al parecer la dinámica de la desaparición de los bosques continúa con su paso arrasador. Según esa entidad, los puntos calientes de la deforestación están en siete departamentos del país y siempre muy cerca de Parques Naturales y zonas de alta importancia ambiental. Estos son esos lugares, los principales motores de la destrucción y las áreas afectadas.

Meta

Localización: En los municipios de Mesetas y La Uribe, ubicados al suroccidente del departamento.

Motor: Construcción de vías ilegales y ampliación de la frontera agropecuaria.

Zonas afectadas: Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena, Parque Nacional Natural Cordillera de los Picachos y Parque Nacional Natural Tinigüa.

Guaviare

Localización: En los municipios de Calamar, Miraflores y El Retorno.

Motor: Desarrollo vial ilegal y ampliación de la frontera agropecuaria.

Zonas afectadas: Área de Manejo Especial de la Macarena (AMEM).

Norte de Santander

Localización: En los  municipios de Tibú y Sardinata.

Motor: cultivos de uso ilícito, ampliación frontera agropecuaria y tala ilegal.

Zonas afectadas: Área de amortiguación del Parque Nacional Natural del Catatumbo-Barí.

Chocó

Localización: en los municipios de Río Quito (Paimadó), El Cantón del San Pablo (Managru) e Itsmina.

Motor: explotación ilícita de minerales y tala ilegal.

Zonas afectadas: territorios de Consejos Comunitarios de Comunidades Negras y ecosistemas estratégicos como humedales.

Putumayo

Localización: el municipio de Puerto Guzmán, al sur del río Caquetá

Motor: cultivos de uso ilícito, ampliación de la frontera agropecuaria y tala ilegal.

Zonas afectadas: el área de amortiguación Parque Nacional La Paya.

Antioquia

Localización: en el nororiente de Antioquia, asociado principalmente a las estribaciones de la Serranía de San Lucas.

Motor: explotación ilícita de minerales y tala ilegal.

Zonas afectadas: Interrumpe la conectividad ecológica Andes- Pacifico

Nariño

Localización: municipios de Tumaco, Roberto Payán y Barbacoas en el sur del departamento.

Motor: Cultivos de uso ilícito, ampliación frontera agropecuaria y tala ilegal.

Zonas afectadas: territorios de Consejos Comunitarios de Comunidades Negras y ecosistemas estratégicos como humedales.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.