El estudio publicado este miércoles Organización de las Naciones unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) por la muestra que la mejora se debe en parte a los programas de reforestación, a pesar de que esos nuevos árboles no tienen la misma biodiversidad que aquellos que fueron talados. Sin embargo, no deja de ser una buena noticia porque muestra que los bosques están despareciendo más lentamente.

Desde 1990 la tasa de deforestación mundial ha disminuido en un 50 por ciento pasando de una pérdida neta de 0.18 por ciento de los bosques del mundo en 1990 a un 0.08 en los últimos 5 años (2010-2015). (Vea: En el mundo hay 422 árboles por persona)

Estos descubrimientos son esperanzadores, sin duda, pero no se puede dejar de lado que no se ha logrado detener la deforestación del todo. El reporte estima que se han perdido aproximadamente 129 millones de hectáreas de bosque desde 1990. Esto equivale a un área igual a la totalidad de Perú.

Algo importante del reporte es que informa que se han hecho y se siguen haciendo esfuerzos importantes para que los bosques sean declarados como áreas protegidas: más de 150 millones de hectáreas de bosques en el mundo han sido protegidos bajo esta figura desde 1990. (Vea: Cinco países prueban que el mundo no necesita combustibles fósiles)

Los bosques que han sido protegidos se han multiplicado hasta llegar a ser 200 millones de hectáreas nuevas a la fecha. Esto muestra la importancia de usar las herramientas legales de protección de los recursos naturales con las que cuentan los gobiernos.

Jose Graziano da Silva, director general de la FAO, le dijo a la Deutsche Wëlle que "los bosques tiene un rol fundamental para combatir la pobreza rural porque aseguran seguridad alimentaria y proveen a las personas de medios de subsistencia". A esto se suma que purifican el agua y el aire, ayudan a conservar la biodiversidad y a combatir el cambio climático.

El informe también muestra que lo que más ha ayudado a reducir la tasa mundial de deforestación no ha sido la conservación sino la reforestación. Desde 1990 se han reforestado más de 110 millones de hectáreas de bosques que hoy constituyen el 7 por ciento del total mundial de áreas pobladas por bosques. Esto es bueno y malo porque, aunque se está combatiendo la deforestación, también es una muestra de que no es que se hayan dejado de talar árboles, sino que se están plantando más de los que se talan. Sobre esto Graziano da Silva afirmó que es clave conservar los bosques para mejorar la vida de las personas y para combatir el cambio climático.


La deforestación y emisión de Gases de tipo efecto invernadero (GEI) en Colombia

Aunque la tasa de deforestación ha disminuido en el país, sigue teniendo una de las más altas comparada con el promedio mundial. Según el último informe hecho por el Ministerio de Ambiente la pérdida total de bosque en Colombia fue de 6.206.00 hectáreas entre 1990 y 2010.

Gracias a la nueva estrategia contra la deforestación, lanzada en 2013 por la entonces ministra Luz Helena Sarmiento, expertos del Ideam encontraron ocho nuevos focos de deforestación en el país: el sur del Meta; el noroccidente de Caquetá; el nororiente de Guainía; el departamento de Putumayo; los Santanderes; el Magdalena Medio; la Cordillera Central y el departamento de Nariño. De acuerdo al instituto, entre 2011 y 2012 se perdieron 295.892 hectáreas de bosque en estas zonas.

En Colombia una hectárea de bosque puede almacenar 131 toneladas de carbono, según estudios del Ideam. Por eso, cuando se corta un árbol el carbono se potencializa al convertirse en gas, principalmente dióxido de carbono. Si esto se multiplica por el número de hectáreas perdidas por la deforestación, el resultado es devastador. Ante esta situación llega como una noticia preocupante que en el Informe Bienal de Actualización presentado por el viceministro de ambiente, Pablo Vieira, ante la Convención BUR las emisiones de GEI en Colombia han aumentado desde 1990 de 0,33 a 0,46.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.