Ver delfines de río en la Amazonia puede ser relativamente fácil. Tanto, que se trata de una de las principales atracciones para los turistas en zonas como Leticia. En cambio, seguir sus movimientos, analizar sus hábitos y comprender los efectos de amenazas como las hidroeléctricas en sus poblaciones era muy difícil.

Por eso, la organización WWF y diferentes aliados de la región han dado un gran paso para acceder a esta información: científicos de Brasil, Colombia y Bolivia acaban de instalar por primera vez transmisores satelitales en diferentes ríos de los tres países para entender a estos complejos animales.

Le recomendamos: “Para salvar la Amazonía no es suficiente con sembrar árboles”

En el caso de Colombia, la expedición estuvo liderada por WWF y la Fundación Omacha y tuvo el acompañamiento de Corpoamazonia. Se realizó cerca a Lagos de Tarapoto, uno de los sitios emblemáticos en la Amazonia por su enorme biodiversidad y la presencia de delfines de río.

Hasta el momento se han puesto 11 transmisores satelitales en delfines en los tres países en los ríos Amazonas, Tapajos y Madeira, y la idea es ampliar mucho más la cobertura incluyendo a Perú y Ecuador. Saulo Usma, especialista de agua dulce de WWF Colombia, explica cómo fue el proceso y los resultados que se pueden tener con el uso de esta tecnología.

Esta es la primera vez que se usa tecnología satelital para rastrear delfines de río.  ¿Qué tipo de información se puede recoger con este seguimiento? 

Se trata de un seguimiento sin precedentes. Por primera vez podremos identificar cuáles son los hábitats claves para los delfines, la longitud que recorren por día y en algunos casos, sus rutas de migración, así como los impactos que les generan algunas amenazas como la construcción de hidroeléctricas o la contaminación por el uso de mercurio en la minería. En el caso de Colombia, por ejemplo, estamos poniendo transmisores en el río Amazonas en la frontera entre Perú, Colombia y Brasil, y esto nos permitirá confirmar que en un mismo día los delfines utilizan una gran variedad de humedales de los tres países y que su conservación depende de las acciones coordinadas entre los países amazónicos.

¿Hay algún resultado concluyente en este momento?

Aunque ya estamos recibiendo información, el análisis de estos datos puede tomar varios meses. Sin embargo, una de los principales amenazas de la Amazonia es la fragmentación de sus ecosistemas y con este monitoreo, los delfines nos están mostrando la importancia de tener y mantener esta cuenca conectada para conservar su biodiversidad y su riqueza hídrica. Igualmente, resaltan la urgencia de comenzar a coordinar acciones de conservación entre los países amazónicos, pues solo así se puede garantizar la supervivencia de estos ecosistemas y sus especies asociadas.

Foto: Jaime Rojo / WWF.

¿Cómo es el proceso para la instalación de los transmisores?

En el proceso participan biólogos, veterinarios, investigadores y pescadores capacitados en el manejo de delfines de río. La captura, que puede tomar varias horas, dependiendo de las condiciones, se hace con redes manipuladas por personas con experiencia para asegurar el bienestar de los delfines. Una vez atrapados, los defines son llevados a la orilla para instalarles el transmisor rápidamente en una operación que dura alrededor de 15 minutos, antes de ser devueltos al agua.

¿Han tenido problemas con algún delfín?

Durante el proceso de marcaje ninguno de los delfines resultó lesionado ni tuvo efectos negativos después de ser liberados. En el caso de Colombia el proceso de captura fue mucho más difícil debido al mal tiempo por el incremento de las lluvias.

Foto: Jaime Rojo / WWF.

Además de los 11 transmisores, ¿se instalarán nuevos más adelante?

La instalación de los primeros transmisores satelitales es un piloto que nos permite dar los primeros pasos hacia un análisis más completo de los movimientos de los delfines de río, pero la meta es aumentar el número de transmisores en otros ríos de la cuenca amazónica incluyendo además a Perú y a Ecuador, con el acompañamiento de los socios en cada país.

Le sugerimos: Colombia propone un corredor ecológico para proteger la Amazonía

¿Cómo se puede traducir esta información en acciones reales para la conservación de los delfines de río?

El equipo de investigadores de Brasil, Colombia, Bolivia y Perú, con apoyo de WWF, analizará la información para compartirla con el público interesado, los financiadores de macro proyectos y los tomadores de decisiones claves de cada país en temas pesqueros, ambientales, de energía e infraestructura y comunicaciones que son claves para asegurar el futuro de estas especies.

Foto: Jaime Rojo / WWF.

¿Por qué los delfines de ríos son importantes para la Amazonia?

Los delfines de río están nadando en los ríos del Amazonas y Orinoco antes de la llegada del hombre, por eso tienen gran valor cultural para sus comunidades locales. Su presencia nos indica cuáles cuencas tienen alta biodiversidad y cuán sanas están, además, si tienen buenas pesquerías que aporten a la economía y seguridad alimentaria local.

¿Cuáles son las principales amenazas de estos cetáceos en Colombia?

La mineria y el uso de mercurio están contaminando sus hábitats y su principal alimento: los peces. Además, el colapso de las pesquerias en los ríos Amazonas y Orinoco reduce esta fuente de alimento.

Meredith Kohut / WWF.

¿Qué reto tiene hoy el país para proteger estas especies?

Mantener ríos sanos que sostengan una alta variedad y cantidad de peces comerciales para poder hacer un uso seguro y sostenible de este recurso económico y alimentario. Si los delfines enferman y desaparecen, no solo reflejaran nuestra irresponsabilidad, sino que serán un indicador de que muy pronto los humanos seguiremos por mismo camino.