"Esto es muy grave y no puede volver a pasar", dijo esta mañana el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, luego de sobrevolar la zona donde más de 24.000 barriles de petróleo han contaminado la quebrada Lizama y el río Sogamoso, en la zona rural de Barrancabermeja, Santander.

Tras 20 días de emergencia el balance es desolador. Cientos de pescadores no han podido volver a sus faenas, cerca de 50 familias de agricultores han tenido que ser reubicadas y más de 1.200 animales han sido rescatados de esa espesa nata negra que ya amenaza con llegar al río Magdalena. Una mancha que ya recorre 15 kilómetros de largo y 40 centímetros de espesor.



El origen de esta tragedia ambiental está en el pozo Lizama 158 de Ecopetrol, que se ubica en el corregimiento La Fortuna, del que el pasado 1 de marzo empezaron a brotar chorros de petróleo a pesar de que, según la empresa, estaba abandonado desde 2006.
Bocachicos, blanquillos, doradas, bagres babillas, iguanas y tortugas por montones han muerto. Los motivos de la falla aún están en investigación, aunque las primeras hipótesis apuntan a que fue causada por un movimiento telúrico en esa zona del Magdalena Medio. 

Eduardo Uribe, vicepresidente de Sostenibilidad de Ecopetrol, afirmó que es la primera vez que en Colombia un pozo abandonado recupera la presión y causa este daño ambiental. Por ello, la empresa no estaba preparada para enfrentarlo adecuadamente.

Por ahora, varias cuadrillas de empleados se encuentran en la zona tratando de detener el avance del derrame y se espera que en los próximos días lleguen equipos del exterior con mayor experiencia para colaborar en la solución de esta emergencia ecológica.


Las fotos son impactantes y muestran la magnitud de la catástrofe. La Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) reportó que adelantará una investigación con el fin de corroborar la responsabilidad ambiental de Ecopetrol en esta tragedia. Desde Puente Sogamoso y Sabana de Torres se denunció que la mancha negra de crudo y aceite ya se ve en las diferentes deltas.
Al respecto el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, ha dicho que ha dado instrucciones para que “esta investigación se haga de la manera más rigurosa posible”, y pidió a las comunidades no entrar en contacto con cuerpos de agua cercanos a la tragedia.

Por su parte, Ecopetrol sostuvo que realiza cada dos horas monitoreos ambientales para análisis fisicoquímicos en cuerpos de agua y sedimentos.

Sin embargo, en redes sociales el tema se ha vuelto tendencia y las críticas hacia Ecopetrol y el ministro se ven por montones. El primero por ser el primer señalado como responsable y el segundo por no actuar de lleno en la situación.

La mancha ya contaminó tres quebradas y el río Sogamoso, muchos líderes y pobladores tienen miedo de que el crudo toque las aguas del río Magdalena, pues los daños para las especies de flora y fauna son graves.

Vea el video de la situación que se vive a causa del derrame: