Imagen del derrame.

La Guardia Costera de Estados Unidos explicó en diálogo con The Houston Chronicle que se trata de una sustancia llamada RMG 380, “un aceite especial de combustible búnker a menudo utilizado en el transporte marítimo que no se evapora fácilmente”.

El capitán de la Guardia Brian Penoyer agregó que se trata de “un derrame muy serio” y un “aceite muy persistente”.

El impacto medioambiental podría profundizarse debido a que cercano a la zona del derrame se encuentra un santuario de pájaros, y de que esta es de gran tránsito en época migratoria.

El Gran Arrecife en el extremo de la isla de Galveston y Little Island Pelican también se halla en la proximidad, explica el diario.

Asimismo, la Guardia está en la búsqueda de sulfuro de hidrógeno y otros gases amenazantes que se originan de este tipo de derrames; hasta el momento no han emitido reportes de concentraciones peligrosas, según informó el Chronicle.

El choque afectó un tanque de petróleo con capacidad para 630 mil litros, de los más de tres millones que transportaba el barco, en la zona cercana a un dique en Texas City, en la bahía de Galveston, próxima a Houston y conectando con el Golfo de México, según informó Efe.

Galveston Bay Foundation convocó una jornada de limpieza, mientras que el tránsito en algunas zonas cercanas al accidente estará prohibido en los próximos días y los barcos ya se acumulan.

Con información de Efe y The Houston Chronicle

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.