| 2016/10/19

Devolviendo a Caracas su pasado glorioso

A pesar de ser considerada la ciudad más violenta de América Latina en el país con mayor inflación y con un notable éxodo de venezolanos, existen muchas iniciativas para mejorar Caracas. La mayoría de ellas enfocadas en el desarrollo sostenible.

Devolviendo a Caracas su pasado glorioso
;
DW

Caracas 2020 es un plan estratégico impulsado por la Alcaldía Metropolitana de Caracas bajo la dirección de la urbanista Zulma Bolívar. Las estrategias del plan se dividen en seis líneas: rescatar los valores ciudadanos, diversificar los modos de transporte, integrar los barrios populares para crear espacios públicos más seguros, generar más opciones de trabajo, garantizar los proyectos ambientalmente sustentables y unificar a Caracas para hacerla más gobernable.

Para la Alcaldía Metropolitana de Caracas han sido un par de años difíciles ya que los enfrentamientos políticos terminaron con la detención y el arresto del alcalde hace más de un año. Las protestas y la crisis económica también han causado estragos en el plan estratégico.

A pesar de que las metas para el año 2020 sean difíciles de alcanzar, Bolívar es consciente que en la continuidad está el éxito de este proyecto. “Aprovechamos toda esta gran coincidencia de la Nueva Agenda Urbana donde el objetivo es desarrollo sostenible para generar un nuevo plan que sea la continuación de esto, pero ya con un horizonte de diseño puesto en el 2030” dice.

Disfrutar de la ciudad con seguridad

Otro proyecto que va por buen camino es CCSen365, una iniciativa que promueve recorridos peatonales por la ciudad. CCSen365 reúne a sus seguidores en redes sociales para que se conozcan en vida real durante recorridos arquitectónicos guiados de forma gratuita. El reto movil-gráfico, como lo apoda su impulsor, LuisRa Bergolla, es tomar muchas fotos, acompañarlas de una crónica y las subirlas a Instagram usando la etiqueta #CCSen365.

La iniciativa se inspira en el libro “Caracas del Valle al Mar: guía de arquitectura y paisaje” que reseña 364 lugares para visitar. “Nos pareció curioso ese número y decidimos agregar uno más al nombre del proyecto, porque así el lector tiene un sitio para visitar al día los 365 días del año”, cuenta Bergolla.

Para muchos caraqueños la inseguridad ha cohibido a sacar los teléfonos y las cámaras para fotografiar la ciudad, pero CCSen365 reúne grupos que sobrepasan las 200 personas, sientiéndose más seguro al estar acompañado. CCSen365 ayuda a crear un espíritu de ciudadanía “porque uno tiene que reocupar y perderle el miedo a espacios tomados por el abandono y la delincuencia. Además genera orgullo” dice Bergolla.

Combatir la violencia desde la comunidad

La violencia es sin duda uno de los principales problemas que aqueja la ciudad pero iniciativas como Caracas Mi Convive busca frenar y revertir ese flagelo. El proyecto busca responder a las causas de la violencia. Para uno de sus fundadores, Roberto Patiño, lo principal es darle visibilidad a los héroes de las comunidades, es decir,  aquellas personas que perdonaron a sus agresores y continuaron trabajando por la comunidad. Con una serie de entrevistas, videos y difusión mediática pretenden quitar el protagonismo que tienen los delincuentes en los barrios para dárselo a ciudadanos ejemplares.

“Lo segundo es combatir la desesperanza y para eso hay que crear comunidad” nos dice Patiño. Caracas Mi Convive ofrece herramientas para que la comunidad precise donde están los “puntos calientes” y disminuir la violencia. “Ocho de cada diez tragedias violentas ocurren en 5% de las zonas peligrosas” dice Patiño, “a través de talleres y herramientas de convivencia ayudamos a revertirlas junto con las comunidades”. Estas experiencias ayudan a Caracas Mi Convive a elaborar propuestas de políticas públicas para que el manejo de la delincuencia se produzca de abajo hacia arriba en las comunidades y no simplemente con operaciones armadas del Estado, que crean más violencia según Patiño.

Lo aprendido en Caracas Mi Convive también ha servido a sus miembros a impulsar iniciativas que responden a problemas que han surgido más allá de sus planes iniciales. Desde que la escasez de alimentos en Venezuela empezó a causar graves problemas de salud hace unos años, Patiño y sus aliados han logrado establecer 5 comedores en comunidades abandonadas donde se alimentan diariamente a 500 niños. “Buscamos mecanismos de solidaridad pero con la participación de la comunidad, ellos hacen todo el trabajo y nosotros les damos el impulso” dice Patiño.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.