Cada 22 de marzo el mundo se une para recordar el recurso más importante del planeta.

Esta semana, del 4 al 7 de abril, Corferias será  el hogar de la Feria internacional del Medio Ambiente 2014 (Fima), la feria medioambiental más importante de Latinoamérica. Dentro de la agenda de la feria  hay numerosos eventos que llegan como grandes novedades para Colombia como: el primer #GreenSocialMedia Day, que tendrá lugar el 7 de junio,  el lanzamiento de las estrategias de manejo de aguas y residuos de varias compañías y  charlas con especialistas como Jan Van Overeen que hablará sobre el anejo de Costas.

El tema central, sin embargo, será la puesta en marcha de un nuevo Programa Nacional de Cultura del Agua que busca  fortalecer la gobernanza sobre este recurso, promoviendo nuevos  hábitos en el aprovechamiento  y la participación social.

Este es uno de los primeros programas desarrollados en Suramérica y busca promover un cambio cultural en el uso y aprovechamiento del recurso hídrico.

La ministra de Ambiente  y Desarrollo  Sostenible, luz Helena Sarmiento, manifestó que las juventudes en Colombia están llamadas a ser las garantes del agua y el  cuidado del recurso "convirtiéndose  en veedores y guardianes de los recursos en las diferentes zonas del territorio nacional".

Colombia  tiene como reto entrar a la OCDE, donde el crecimiento verde como apuesta del país depende del recurso hídrico, en temas tan prioritarios como el transporte por el río Magdalena, la generación energética a partir del recurso hídrico que representa el  64 por ciento del total nacional.

Así mismo, Más de la mitad de toda el agua consumida en Colombia se destina al uso agrícola. Mejores prácticas agropecuarias, incentivos a la reconversión ganadera, sistemas silvopastoriles y mejoras en la tecnología, impulsan a la industria, propietarios privados y sistemas agrícolas a mejorar sus prácticas empresariales y a disminuir su huella hídrica. 

A continuación vea estas Infografías cortesía de The Nature Conservancy (TNC) y ddvta que muestran la situación de este recurso en el país:






Bogotá es la ciudad con mayor demanda hídrica por habitante y dobla el consumo de Medellín, la segunda en la lista. Con el crecimiento de la población colombiana, el boom económico y una sed creciente por energía, Colombia se enfrenta al reto de conservar su 'infraestructura natural' para asegurar agua de calidad a megaciudades cada vez más demandantes.



Se conoce como huella hídrica al impacto causado por la producción de bienes y servicios. Esta huella ha crecido dramáticamente ha medida que nuestros hábitos de consumo aumentan.




La Amazonía y los Llanos orientales son ecosistemas estratégicos para el adecuado desarrollo del país. Decisiones de conservación ahora asegurarán la disponibilidad de agua para sostener nuestra ciudades, industrias y modo de vida en el futuro. Sólo la cuenca amazónica cuenta con el 39por ciento del caudal hídrico nacional y los Llanos guardan una reserva de 41,5 por ciento de toda el agua subterránea disponible. Estas reservas deben ser preservadas y administradas adecuadamente para asegurar que el país no tenga escasez de agua.



De acuerdo con un artículo de la Universidad Nacional, más del 98 por icento de los recursos de agua utilizables en el planeta están en el subsuelo. En Colombia, la explotación de aguas subterráneas es incipiente, pero el potencial de uso para cubrir demandas futuras ha impulsado a que el país tenga identificadas áreas de interés para intensificar o explotar este recurso. La gestión responsable del recurso hídrico asegurará que nuestro capital natural se mantenga y que la calidad de vida mejore.



Todas las infografías y textos son cortesía de:
  


Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.