Para que los niños aprendan de la importancia que tiene la naturaleza, serán responsables de cuidar y regar un jacinto durante tres semanas, hasta que florezca.
;
DW

"Ella es de Japón, él de China, la pequeña de allá es mitad panameña, los otros dos, vestidos de charros, son mexicanos y la del vestido morado es de la India", explica la activista peruana, Clara Omland, mientras van entrando los niños al museo Alexander König en Bonn, Alemania. Muchos de ellos llevan la vestimenta tradicional de sus países de origen. Se reúnen para celebrar juntos el Día Universal del Niño, declarado por las Naciones Unidas en 1954.

"En este día, queremos unirnos para celebrar y agradecer el espacio en que vivimos y recordar que este es el único planeta para vivir", dice Clara Omland, directora de la organización ambiental "Un Planeta". "Por eso es muy importante que los niños desde pequeños aprendan a cuidarlo". Para ello, cada uno de los niños presentes recibirá un jacinto, del cual tendrá que cuidar por varias semanas hasta que florezca. Una vez que lo haga, el jacinto será un presente para sus padres. "Es un regalo con mucho significado, porque esa planta la han cuidado, han tenido la responsabilidad sobre ella", dice la activista y jurista peruana, que ha escrito ocho libros sobre la sensibilización ecológica de los niños.

Para que los niños aprendan de la importancia que tiene la naturaleza, serán responsables de cuidar y regar un jacinto durante tres semanas, hasta que florezca. Luego podrán regalárselo a sus papás. Así podrán observar de cerca, cuánto tiempo y dedicación necesita una sola flor.

"Concientizar a los gobernantes del mañana"

Omland asegura que aunque Alemania es pionera en temas ecológicos, aún se consume demasiado y se gasta mucha energía. "Por eso hay que concientizar a la generación más joven. Ellos serán la próxima generación de gobernantes y ojalá tomen decisiones sabias en materia ambiental". También en su país natal, Perú, ha habido retrocesos en la política ambiental del gobierno, asegura Omland. El conflicto, explica, radica en que el gobierno antepone el desarrollo a la salud ambiental: “La idea es o nos morimos contaminados o nos morimos desnutridos, pero como la gente necesita comer, mejor explotamos nuestros recursos."

Según Omland, la inseguridad ciudadana, la pobreza y el acceso a la educación son los problemas más urgentes en su país natal y gran parte de América Latina. "Aquí en Alemania nos podemos dar el lujo de decir que los problemas ambientales son prioritarios, pero todo depende del contexto social. Los problemas ecológicos en Perú están en segundo plano, porque alimentarse, obviamente tiene prioridad".

Cada pequeño recibió una flor que tendrá que cuidar y regar hasta que florezca. Las macetas les revelan el color que tendrá el jacinto una vez que termine de crecer.

Niños interculturales

En el evento del museo König, el director Wolfgang Wägele recordó a los niños lo afortunados que son: "Recuerden que hay muchos niños muy pobres en este mundo que no tienen la oportunidad de ir a la escuela", dijo, mientras entregaba los jacintos a los pequeños. El Día Universal del Niño, dijo, se creó con el afán de reflexionar sobre los derechos de losmenores y para comprometerse a mejorar las condiciones de los más desafortunados.

De los niños presentes, sólo dos pequeñas tienen madre y padre alemanes. Los demás tienen ya sea un papá coreano y una mamá alemana, o un papá alemán y una mamá guatemalteca: las combinaciones son muy variadas y nada fuera de lo común en una ciudad internacional como Bonn. Muchos de estos niños crecen hablando dos o hasta tres idiomas que llegan a dominar a la perfección. "Lo más interesante es que en la escuela o a la hora de jugar, todos hablan un mismo idioma y no hay diferencias entre ellos", dice Javier Ramos, quien también cría una hija de doble nacionalidad. "Con los idiomas y la interculturalidad se les abren muchas puertas para su futuro y tienen que aprovechar esas oportunidades", dijo.

En la mitología griega, Jacinto era un héroe divino que según la leyenda más difundida, al morir se convirtió en la flor que lleva su nombre. Según el lenguaje de las flores, el jacinto significa constancia y cariño. Esta perfumada flor es procedente de Oriente Medio, pero está muy difundida en Europa gracias a las cuantiosas producciones en Holanda.
En la mitología griega, Jacinto era un héroe divino que según la leyenda más difundida, al morir se convirtió en la flor que lleva su nombre. Según el lenguaje de las flores, el jacinto significa constancia y cariño. Esta perfumada flor es procedente de Oriente Medio, pero está muy difundida en Europa gracias a las cuantiosas producciones en Holanda.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.