Semana Sostenible reveló la semana pasada un auto de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla) en el que se suspende temporalmente la licencia ambiental del proyecto eléctrico Chivor-Chivor ll Norte- Bacatá 230 kV de la Empresa de Energía de Bogotá (EEB). Este consiste en diseñar, construir, operar y mantener, durante mínimo 25 años, unas torres de energía que soporten el paso de líneas de 230 kV desde San Luis de Gaceno, Boyacá, hasta Tenjo, Cundinamarca. (Vea: Anla suspende temporalmente licencia ambiental de la EEB)

Este medio se comunicó con la compañía para conocer el rumbo que tomarán sus decisiones luego de la suspensión. La empresa dice tener claro que esto se trata de una pausa y no de una negación de la licencia. Además, aseveran que es un proceso administrativo que tiene que seguir Anla hasta que reciba conceptos de dos autoridades ambientales: uno de Corpochivor, donde EEB solicitó el levantamiento de vedas regional (radicado el 12 de julio de 2016) y otro de la Dirección de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Ministerio de Ambiente, donde pidieron la sustracción de 82 hectáreas del Área de Reserva Forestal Protectora Productora de la Cuenca Alta del Río Bogotá.

“Es un trámite previsto por la normatividad ambiental del país para proyectos de interés nacional que benefician a todos los colombianos. El área solicitada para sustracción corresponde al 0,009% del total del área protegida y no modifica el carácter de reserva que hoy ostenta. Compensaremos aproximadamente 10 hectáreas”, asegura la compañía en comunicación oficial enviada a Semana Sostenible.

Asimismo, afirman que previendo el paso que harán por la reserva planearon un diseño del trazado del proyecto que cuidara y respetara las condiciones ambientales del área. Además, dicen, para lograrlo contarán con torres especiales que mitigan el efecto en el medioambiente. (Lea: Las torres de energía que amenazan varias zonas de reserva forestal)

Por otra parte, el auto de suspensión de la Anla menciona que hay otros proyectos minero energéticos que se sobreponen al de la EEB. Respecto a ese tema la empresa asegura que “la normatividad ambiental prevé que los proyectos que tengan superposición de áreas podrán ser licenciados cuando se demuestre su coexistencia y el manejo de los impactos generados, lo cual se explica en el Estudio de Impacto Ambiental que la empresa radicó para evaluación de la Anla. La EEB confirma que los proyectos informados por la autoridad ambiental pueden coexistir con la línea de transmisión tal como lo documentamos”.

Finalmente, el punto más álgido ha sido la socialización con las comunidades que se oponen al trazado de las líneas de alta tensión y sus torres de energía. EEB asegura que ha generado todos los mecanismos para que la comunidad esté informada y que han dispuesto diferentes canales de comunicación a través de medios masivos, puntos de contacto directo en cada municipio, boletines informativos, programas de radio en vivo,  reuniones con las autoridades municipales  y mesas de trabajo. (Lea: La jugada de la EEB para pasar torres de energía por zonas de reserva).

Sin embargo, líderes de la comunidad manifiestan tener serias dudas sobre los procedimientos que efectúa la compañía y sobre los trámites que se surgen en las entidades que deben intervenir en el proceso. Una de sus críticas recientes más fuertes es que en el auto de suspensión de la Anla no se le fijara a la EEB un plazo máximo de entrega para la documentación faltante.

Relacionados

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.