Las flores florecen en la región de Huasco en el desierto de Atacama, a unos 600 km. al norte de Santiago de Chile. Un manto gigantesco de flores multicolores cubre el desierto de Atacama, el más árido del mundo, con una intensidad no vista en décadas, un efecto causado por el fenómeno de El Niño, que altera los patrones climáticos en toda la cuenca del Pacífico. AFP PHOTO / CARLOS AGUILAR

Miles de 'suspiros de campo' (nolana parradoxa) en tonos violetas y blanco; 'añañucas' amarillas (rhodophiala rhodocirion); 'garras de león' (bomarea ovallei); y 'patas de guanaco' (calandrinia Longiscapa). Adornan desde esta semana uno de los lugares más áridos del mundo, el desierto de Atacama en Chile.



AFP PHOTO / CARLOS AGUILAR

El fenómeno de El Niño es el causante de dicha anomalía, las intensas lluvias registradas en el territorio austral a principio de este año, que dejaron como saldo 30 muertos gracias las inundaciones, brindaron la cantidad suficiente de agua y nutrientes para que florecieran estas miles de especies de flores en un lugar que por esta época registra temperaturas superiores a los 40 grados centígrados.


AFP PHOTO / CARLOS AGUILAR

"Este año ha sido particularmente especial, porque la cantidad de agua que ha caído ha hecho que sea tal vez el más espectacular de los últimos 40 o 50 años", dijo a la agencia AFP Raúl Céspedes, museólogo y académico de la Universidad de Atacama.


AFP PHOTO / CARLOS AGUILAR

"Cuando uno piensa en desierto, piensa en absoluta sequedad, pero hay un ecosistema que está latente y esperando para que ciertas condiciones se produzcan", como la caída de agua, altas temperaturas y humedad, explica Céspedes.

Las floraciones han logrado que aumente el turismo en la región donde se ha registrados un incremento del 40% en el número de visitantes. "Dos floraciones en el año es algo muy inusual en el desierto más árido del mundo y eso es algo que hemos podido disfrutar en nuestra primavera, junto a gente de todo el mundo", agrega Daniel Díaz, director regional de Servicio Nacional de Turismo de la Región de Atacama.


AFP PHOTO / CARLOS AGUILAR

Un espectáculo maravilloso causado por los bruscos cambios en el clima atribuidos al cambio climático, una paradoja difícil de explicar.

*Con información de AFP

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.